Lengua

Inicio General El lenguaje cinematográfico II

El lenguaje cinematográfico II

Publicado por Aroa Plaza


En el artículo anterior (puedes consultarlo pinchando aquí), comenzamos el tema que hoy también ocupa este espacio, el lenguaje cinematográfico. Terminábamos apuntando que existe un grupo de tres recursos de connotación fílmica: los espaciales, los kinésicos y los audiovisuales; pues bien, analizados los primeros en anterior artículo, hoy nos disponemos a estudiar los otros dos grupos. Comencemos:

imagesOHILDEXC

– Connotadores kinésicos.

Algo que diferencia el lenguaje cinematográfico de otros lenguajes es el movimiento, el tiempo y el espacio son aspectos fundamentales en él. Al respecto, podemos señalar algunos aspectos que contribuyen a la connotación kinésica:

a) El movimiento de la cámara, llamado travelling, ofrece distintas perspectivas; este puede ser de acompañamiento, panorámico, hacia delante, hacia atrás, lateral, etc. Estos movimientos pueden ser realizados con una grúa, distintos soportes, etc.

b) El montaje también ofrece distintas posibilidades: paralelo, por leitmotiv, por elipsis, en flash-back, entre otros.

c) El ritmo con el que se montan los planos puede variar también: puede ir de menos a más, suave en momentos de transición, etc., según las necesidades narrativas que se presenten.

d) El tiempo puede expresarse a través del empleo de signos como sería un reloj, un calendario, un cambio en las prendas de vestir, etc. y también a través de diferentes procesos como la música, la duración del plano, etc. Además, en el cine el tiempo puede ser de tres clases: por adecuación, tiempo real; por condensación, historia larga en un espacio de tiempo corto; y por distensión, alargando el tiempo objetivo de forma subjetiva.

e) Los signos visuales que equivalen a los signos de puntuación de la escritura: ocultaciones, persianas, etc.

f) Los efectos especiales que poseen un gran poder de connotación como las perspectivas, los filtros, el ralentí y su opuesto la aceleración, la sobreimpresión, máquinas de fantasía, etc.

– Connotadores audiovisuales.

Es posible producir connotaciones a través de connotadores audiovisuales como son la palabra, los ruidos o la música.

a) La palabra, que toma vida en la voz debe adaptarse a las exigencias del guión. La palabra ha de combinarse perfectamente con la imagen. Como ya hemos señalado el cine guarda cierta relación con lo literario y lo dramático, por lo que la palabra también aparece a través de diferentes modalidades expresivas como el diálogo, el diálogo interior, el monólogo y el monólogo interior o el recuerdo y su evocación por medio de las palabras.

b) Los ruidos, normalmente creados artificialmente. Por ejemplo, una hoja de acero agitada con intensidad es capaz de evocar en nuestra mente el sonido de una tormenta o del viento. Los ruidos contribuyen especialmente en la ambientación de la obra cinematográfica.

c) La música, en la actualidad, se adapta a las imágenes y no se adhiere del todo a ellas; en el pasado, por ejemplo en las películas de Walt Disney, la imagen se ponía al servicio de la música. La inserción de la música puede hacerse de forma objetiva, cuando forma parte de la acción, o subjetiva, cuando no forma parte de ella pero contribuye a ambientar la escena.

Categorías: General