Lengua

Inicio General, Gramática Falso cognado

Falso cognado

Publicado por Pablo

Para poder analizar debidamente el concepto de “falso cognado” tenemos que adentrarnos, primero, en el de “cognado”. Es éste un término (que también puede encontrarse en algunos manuales como “doblete”) que en la lingüística histórica se utiliza para designar a ciertos términos que comparten un mismo origen etimológico, pero a los que la evolución histórica ha venido a dar diferentes naturalezas fonéticas.

falso-cognado.jpg

El término “cognado” proviene propiamente de cognatus, unión de “co” (con) y “gnatus” (del verbo latino nascì, que significa nacer). Así, si le aplicásemos una traducción literal tendríamos que decir algo parecido a consanguíneo: elementos que tienen un mismo antepasado, o que están relacionados por una circunstancia análoga.

Nada lo ilustra mejor que un ejemplo: la palabra española “paz” es un cognado de la italiana “pace”, de la francesa “paix” y de la inglesa “peace”. Y no hay que rebuscar mucho para encontrar largas series de cognados en muchas lenguas distintas. Por ejemplo:

– enciclopedia (español), encyclopédie (francés) y encyclopedia (inglés);
– noche (español), nuit (francés), nacht (alemán, neerlandés), nat (danés), notte (italiano), noite (gallego y portugués), etc.;

La razón de la existencia de estos cognados es la existencia de una misma etimología de la que han derivado todas las actuales. En el caso de “noche”, este origen es la palabra indoeuropea nekwt.

La semejanza de todas estas palabras es habitualmente un signo de idéntica semejanza semántica, pero no siempre. Aquí es donde aparece el concepto de “falso cognado”: palabras que parecen compartir una apariencia fonética tan grande que nos hace deducir su significado de forma automática, costumbre que a veces lleva a errores.

Por ejemplo, en inglés, la palabra “actually” tiene una evidente semejanza a la palabra española “actualmente”, no sólo porque su comienzo es exactamente igual sino porque su final “-lly” es la terminación inglesa equivalente a los adverbios españoles que terminan en “-ente”. Y rápidamente asociamos una a la obra. Sin embargo, “actually” no significa “actualmente” sino “realmente”, dado que su raíz “actual” no significa “actual” sino “real”. Lo mismo ocurre con muchos otros términos, como “policy”, que no es “policía” (ésta sería “police”) sino “política”.

Los cognados falsos no tienen ningún tipo de relación lingüística, y su semejanza se debe a razones de pura casualidad. Nos enseñan que en los estudios lingüísticos es mejor no quedarnos en la epidermis de las palabras, sino adentrarnos en su significado profundo, ya que a veces las apariencias engañan: que dos palabras sean similares no basta para demostrar que estén relacionadas entre sí ni que podamos establecer una analogía más allá de la cuestión puramente fonética.

Categorías: General, Gramática