Lengua

Inicio Géneros El azúcar o la azúcar

El azúcar o la azúcar

Publicado por Lourdes

Existe una serie de palabras en la lengua castellana que pueden considerarse tanto femeninas como masculinas. Este caso es el que le ocurre a términos como azúcar, calor, mar, maratón, color, vodka, pringue, armazón, dote, tilde, reuma, maratón, doblez o linde, entre otras.

Estas palabras podemos utilizarlas tanto en su forma masculina como en su forma femenina y la palabra en sí no variará de significado en ningún caso. Los términos que suelen pertenecer a este grupo son los que identifican seres inanimados, excepto el caso de los animales: cobaya y ánade.

azucar

De esta forma serían correctos los siguientes casos:
Ej. En esta receta de las galletas se apunta que hay que añadir dos cucharadas de azúcar moreno.
En esta receta de las galletas se apunta que hay que añadir dos cucharadas de azúcar morena.

Como podrás comprobar, en ambos casos el significado de “azúcar” es exactamente el mismo.

Pero, lo que sí es cierto es que, aunque el uso indistinto de un género u otro en estas palabras no afecta a su significado, sí que hay un significado connotativo detrás de algunas formas.

Y es que, por ejemplo, en el caso del término “mar“, es común que las personas que tengan relación con éste, ya sea por su trabajo (marineros, pescadores), por hobby (surferos, poseer un yate) o por que vivan cerca de él, utilizan con más frecuencia su forma femenina en lugar de la masculina. Así un hombre que se dedica a la pesca y se adentra diariamente en el mar para realizar su trabajo pronunciaría las palabras “La mar está revuelta hoy”, y sin embargo, un turista que va un día a la playa diría “El mar está revuelto hoy”.
El caso del término mar también tiene otro matiz en cuanto a su significado connotativo y es que la forma femenina es más poética y por ello será mucho más común encontrar ésta en una poesía que la otra.

Por otro lado, también en función de la zona regional en la que se viva, son más comunes unas formas que otras, como ocurre en el caso de la palabra “calor“, cuya forma femenina está mucho más extendida en las comunidades autónomas de Andalucía, Murcia y Cataluña que en el resto de España.

En cuanto a lo que la normativa dice con respecto a las palabras que admiten los géneros masculino y femenino hay que destacar que no paran de modificarla y es que, por ejemplo, la forma femenina de la palabra “pus” ya no se considera válida aunque antes sí, al igual que le ocurre al término “calor” cuya forma femenina ya tampoco se considera válida (aunque se seguirá usando por su uso extendido en el lenguaje coloquial).
El caso contrario le ocurre a la palabra “maratón” cuya forma femenina desde siempre se ha considerado errónea y, sin embargo ahora, se admite como válida.

Por último, debes tener en cuenta que en aquellas expresiones o frases hechas que contengan alguna de estas palabras se debe respetar la forma que siempre ha tenido:

“Pelillos a la mar”, “Estoy la mar de cansado” (como sustituto de “muy”), “Ser un lobo de mar”, “La mar de cosas”, “Estar hecho un brazo de mar”, “Llover a mares”, “Estar en un mar de confusiones”, “Haber mar de fondo”.

Categorías: Géneros