Lengua

Inicio Gramática La modalidad oracional

La modalidad oracional

Publicado por Aroa Plaza


Una de las características que posee la oración es la modalidad. Tradicionalmente, la gramática esgrimía dos criterios para la clasificación de la oración simple: el modus y el dictum. El primero de ellos es la actitud que el hablante toma respecto a lo enunciado, es importante en este asunto el aspecto de la entonación; por su parte, el dictum se refiere a aquello que se enuncia. Tanto el modus como el dictum aparecen siempre en la oración, es decir, se dan de modo inseparable, por lo que hay que considerar ambos criterios para caracterizar de modo pleno la oración. Hoy en día, se habla de modalidad oracional y atendiendo a este criterio podemos realizar la siguiente clasificación de la oración:

imagesIYXCB2L2

1. Oraciones enunciativas.

Las oraciones enunciativas, también llamadas declarativas, asertivas o aseverativas, son aquellas mediante las cuales el hablante expresa una aserción. El modo usado en esta clase de oraciones es el modo indicativo y la entonación empleada es la enunciativa. En ellas no aparece la opinión o los sentimientos del hablante, ya que muestran de manera objetiva la información enunciada. Las oraciones enunciativas se corresponden con la función representativa del lenguaje. Además, pueden ser afirmativas (Esta mañana ha llegado tu paquete) o negativas (Esta mañana no ha llegado tu paquete).

2. Oraciones exhortativas.

Las oraciones exhortativas son aquellas que se emplean para expresar órdenes, mandatos, prohibiciones, peticiones o ruegos. Hay diferentes modos de expresar esta modalidad oracional, veamos cómo:

Empleando el modo imperativo: solo existen, en español, dos personas en imperativo, la segunda persona del singular (Vete al colegio) y la segunda persona del plural (Id al colegio). De este modo, para las restantes personas así como paras las formas negativas se emplea en modo subjuntivo.

Empleando el modo subjuntivo con valor imperativo en las restantes personas (Salgamos de aquí), así como en la forma negativa (No vayas a ninguna parte).

Empleando el modo indicativo para expresar órdenes, ruegos, etc. para el presente (Abres el frigorífico y tomas una cerveza) o para el futuro (No robarás).

Empleando el gerundio: ¡Andando!

Empleando el infinitivo: Se emplea en el lenguaje coloquial (¡A trabajar!).

3. Oraciones desiderativas.

Las oraciones desiderativas, también conocidas como oraciones optativas, expresan un deseo que el hablante posee. Generalmente, las oraciones desiderativas se construyen con verbos en modo subjuntivo. Podemos hablar de dos tipos de oraciones desiderativas u optativas:

– Las reales: aquellas que expresan un deseo de posible cumplimiento.
Ejemplo: Ojalá apruebe el examen de matemáticas.

– Las irreales: aquellas que expresan un deseo de imposible cumplimiento.
Ejemplo: Ojalá hubiera aprobado el examen de matemáticas.

Como vemos en los ejemplos, para la oraciones desiderativas reales se emplea el presente de subjuntivo pudiendo referirse al presente (Ojalá apruebe hoy el examen de matemáticas) o al futuro (Ojalá apruebe mañana el examen de matemáticas); mientras que para la irreales se usa el pretérito pluscuamperfecto de subjuntivo refiriéndose al pasado (Ojalá hubiera aprobado ayer el examen de matemáticas).

Si hablamos de la entonación de las oraciones desiderativas, diremos que frecuentemente poseen la misma entonación que las oraciones exclamativas.

En el próximo artículo revisaremos el resto de modalidades oracionales existentes: Interrogativas, exclamativas y dubitativas.

Categorías: Gramática