Lengua

Inicio Gramática La modalidad oracional (II)

La modalidad oracional (II)

Publicado por Aroa Plaza


En el anterior artículo iniciamos el tema que también ocupa estas líneas, la modalidad oracional. En él, vimos las modalidades enunciativa, exhortativa y desiderativa (puedes consultarlas pinchando aquí); hoy, revisaremos las restantes: interrogativas, exclamativas y dubitativas. Comencemos:

images

1. Oraciones interrogativas.

Las oraciones interrogativas son aquellas que en las que se formula una pregunta acerca de los que se enuncia. Las interrogativas pueden plantearse de distintas formas:

a) A través de la entonación: ¿Has comprado el pan?
b) A través de la estructura sintáctica empleada, esto es, situando el verbo antes que el sujeto: ¿Ha llamado María?
c) Con elementos como palabras (Preguntó si había venido) o partículas interrogativas (¿Qué te has hecho en el pelo?).

En las oraciones interrogativas podemos diferenciar distintos tipos combinables entre sí:

– Interrogativas totales o parciales.

Las interrogativas totales se pronuncian de manera ascendente y solo se responden con un “sí” o un “no”.
Ejemplo: ¿Vas a comer con nosotros?

Las interrogativas parciales se introducen con una partícula interrogativa, que puede ser un pronombre o un adverbio interrogativo.
Ejemplo: ¿Quién es tu mejor amigo?

– Interrogativas directas o indirectas.

Las interrogativas directas la pregunta que se formula aparece en la escritura con signos de interrogación.
Ejemplo: ¿Has comprado muchas cosas?

Las interrogativas indirectas se formulan mediante una subordinada sustantiva que depende de un verbo de de legua como preguntar, ignorar, saber, etc.
Ejemplo: Preguntaron si había un médico en la sala.

Por otra parte, tenemos las interrogativas retóricas que son un tipo de pregunta que no esperan una respuesta, ya que en realidad son afirmaciones.
Ejemplo: ¿Cómo eres tan guapa?

2. Oraciones exclamativas.

Las oraciones exclamativas son oraciones enunciativas en las que intervienen las emociones de la persona que habla. La entonación es uno de los aspectos que nos avisa de que nos encontramos ante una oración exclamativa, aunque también lo hace el uso de algunas palabras y locuciones como pronombres y determinantes exclamativos, adverbios, etc.
En estas oraciones el hablante manifiesta emociones como el asombro, la sorpresa, la pena, el dolor, la alegría, etc. En estas oraciones prevalece, por tanto, la función expresiva del lenguaje.
Ejemplo: ¡Qué vestido tan bonito!

3. Oraciones dubitativas.

En las oraciones dubitativas la persona que habla manifiesta una duda respecto a lo dicho. En ellas el modo empleado es el subjuntivo y, además, se usas determinadas partículas como acaso, tal vez, quizá, etc.
Ejemplo: Tal vez vengan hoy sus amigas.

También pueden incluirse en este tipo de oraciones aquellas que indican posibilidad, en ellas el hablante expresa algo que él considera posible. Si esa posibilidad alude al pasado, el tiempo verbal empleado será el condicional compuesto (Aún así habría venido), el futuro compuesto de indicativo (Habrá llamado ya el cartero) o el pluscuamperfecto de subjuntivo (No hubiera comido con nosotros). Si la posibilidad se refiere al presente o al futuro, se empleará el condicional simple (Él no me cambiaría por nadie) o el futuro imperfecto de indicativo (¿Pondrán esa película en el cine?).

En ese tipo de oraciones es también frecuente encontrar verbos del tipo “poder”, “soler”, “deber de”, etc. y perífrasis modales.

Categorías: Gramática