Lengua

Inicio Gramática Oraciones subordinadas

Oraciones subordinadas

Publicado por Pablo

En “La guía de lengua” hemos hecho ya un recorrido bastante completo por los distintos tipos de oraciones. En alguna ocasión hemos tratado las diferencias que pueden existir entre las oraciones simples y las complejas, y hemos dicho que las primeras son aquellas que cuentan con un solo verbo, que conforma un único enunciado, mientras que las segundas son aquellas en las que se dan cita dos o más de dos enunciados, cada uno comandado por un verbo que actúa como núcleo de su predicado.

orsubordinadas.jpg

Pues bien, dentro de ese amplio mundo de las oraciones complejas o compuestas, existe una subdivisión de máxima importancia. Por un lado, están las oraciones compuestas coordinadas, que son aquellas en las que dos oraciones, o más de dos oraciones, se encuentran en un mismo orden jerárquico, o dicho en otras palabras, son aquellas oraciones que están todas al mismo nivel de importancia, sin depender unas de otras.

Por otro lado, existe otra tipología oracional compuesta que es la que conocemos como subordinada. Una oración subordinada se denomina así porque se ordena por debajo (es “sub-ordenada”, está en un orden inferior). Una oración de esta categoría siempre aparece por debajo de otra y depende de ella, y por lo tanto no tiene ninguna posibilidad de existir si no es bajo el manto de otra oración jerárquicamente superior.

Tanto es así, que las oraciones subordinadas desempeñan en el conjunto oracional más amplio funciones sustantivas, adjetivas o adverbiales, pues han terminado por sustituir a sustantivos, adjetivos y adverbios por sus formas más complejas. Así pues, las oraciones subordinadas adoptan el papel de los elementos más simples de la oración, aumentando su significado y profundidad semántica. Pueden ser sujeto, complemento directo, indirecto, circunstancial, etcétera.

Las oraciones subordinadas son, pues, aquellas que cumplen un papel secundario respecto de la oración principal y la complementan.

Dentro de las subordinadas, podemos distinguir oraciones subordinadas adjetivas, sustantivas y adverbiales, dependiendo como se ha dicho de la función que desempeñen. También se pueden distinguir, de forma transversal a lo anterior, entre oraciones subordinadas implícitas y explícitas.

Las oraciones subordinas implícitas se concatenan la una a la otra sin necesidad de que aparezca un complementador que las separe o introduzca. Por ejemplo:

Eso parece estar bien
Juan cree haber acabado

En cambio, las oraciones subordinadas explícitas sí requieren la aparición de un término o varios términos que las introduzcan y actúan como enlace. Por ejemplo:

Juan cree que María ha terminado
Los chicos esperan que el examen sea fácil

Categorías: Gramática