Lengua

Inicio Ortografía Callaros o callaos

Callaros o callaos

Publicado por Lourdes

Como ya he contado en otras ocasiones, las redes sociales y el WhatsApp sumados a su uso compulsivo de los adolescentes, es una combinación tremendamente peligrosa para la salud de nuestra ortografía. Y es que entre que quieren decir en poco tiempo muchas cosas y que les da exactamente igual saltarse las reglas ortográficas a la ligera, el uso de la tilde, las haches y demás normas están empezando a ser algo completamente desconocido para ellos. Así que desde aquí, voy a intentar comenzar con mi lucha de que las aprendan y las pongan en práctica, ya que confío en que, aunque tengas una cuenta en Tuenti o Twiter puedes escribir bien.

Hoy, me voy a centrar en una expresión que ciertamente, la mayoría de las personas no utiliza correctamente. Se trata de “Callaros”. Os preguntaréis si es correcto su uso, pues te cuento que definitivamente no. “Callaros” es incorrecto, lo que deberías decir es “callaos” y te voy a intentar explicar el por qué.

Verás, si diseccionas la palabra “callaros” comprobarás que está formada por el verbo “callar” y el pronombre personal “os”. Pues fíjate bien en el verbo. Está en infinitivo y la intención de la expresión “callaros” es la de una orden, un mandato, un imperativo, y resulta que el castellano ya tiene un modo verbal concreto para la función imperativa: el imperativo (tú calla- él calle- nosotros callemos- vosotros callad- ellos callen).

Entonces en este caso lo correcto sería decir “callad”, pero también puede ser aceptada la forma verbal unida por el pronombre correspondiente “callaos” (cállate- que se calle- callémonos- callaos- que se callen).

Con todo esto, ya sabes, a partir de este momento si la intención de tus palabras es la de un mandato, utiliza el modo imperativo.

Ahora bien, sí que existe un caso en el que el infinitivo puede utilizarse en un mandato. Se trata de aquellas situaciones en las que la orden no va dirigida concretamente a nadie, sino que se habla en general. Un ejemplo claro es el del típico cartel de “No fumar”. En este caso, la orden iría dirigida a cualquiera que leyese el cartel, no como en la situación anterior de “callaos” en la que sí que se dirigiría a un grupo de personas que estaría formando jaleo o hablando muy alto.

Otros casos, o situaciones en las que podrías encontrar el infinitivo como imperativo sería, por ejemplo, en el portal de tu comunidad de vecinos con las oraciones “Cerrar la puerta por favor” o “Apagar la luz al salir”; o en la estantería de una tienda de objetos frágiles diciendo “No tocar”.

Espero habértelo dejado claro.

Categorías: Ortografía