Lengua

Inicio Uncategorized Señora de rojo sobre fondo gris de Delibes

Señora de rojo sobre fondo gris de Delibes

Publicado por A. Cerra

Uno de los más grandes escritores españoles y en español del siglo XX ha sido el novelista Miguel Delibes (1920 – 2010), autor de obras tan afamadas como Cinco horas con Mario, El Camino o Los santos inocentes.

Son muchas las obras que se podían recordar de él, como Las ratas, El disputado voto del señor Cayo o La sombra del ciprés es alargada. Todos ellos relatos en los que da su particular visión sobre la España de la época, y en muchas ocasiones centrándose en el mundo rural de su Castilla natal.

Sin embargo, la obra que aquí nos ocupa, Señora de rojo sobre fondo gris, publicada en 1991, es una de sus grandes últimas obras y tiene un cariz más autobiográfico, sin llegar a contarnos su vida, pero si sus sentimientos. Ya que todo el relato es un clarísimo homenaje a su esposa fallecida y con la que había estado varias décadas casado.

Pero lo hace una forma muy particular. De alguna forma con las páginas de esta novela corta está queriendo hacer un exorcismo o una invocación de su esposa, y para eso recurre a unos personajes inventados. Un pintor ya de edad avanzada que nos lanza un monólogo, pero que en realidad es lo que le cuenta a su hija sobre su madre ya fallecida.
Incluso el título de la novela recuerda a la de un cuadro, al de un retrato de esa mujer que brilla con su vestido rojo sobre un fondo gris. Ese fondo, no es otro que la España de 1975, a caballo del fin de la dictadura franquista y la llegada de la democracia tras 40 años de opresión. Es decir, una época convulsa, y unos tiempos de cambios. Sin embargo, la veneración hacia esa mujer es inalterable.

El pintor está en plena fase creativa, y su único motivo de pasión artística es su esposa, y de ella le habla a su hija Alicia, la cual no ha estado en los momentos de su muerte, al encontrarse presa por motivos políticos.

Lo cierto es que salvo ese contexto, la relación que nos plantea entre el viejo pintor y su esposa, es la misma que tuvieron Delibes y Ángeles de Castro. Es una historia en paralelo, ya que todos los que le conocieron decían que el escritor jamás hubiera sido quien fue, ni personal ni literariamente, sin la compañía permanente de esa mujer.
En definitiva, un libro que es todo emoción. Pero una emoción de una persona madura, contenida, por lo que es más profunda. Y por si fuera poco, como suele ocurrir con las obras de Delibes, está extraordinariamente bien contada.

Categorías: Uncategorized