Lengua

Inicio Gramática Oración simple

Oración simple

Publicado por Pablo

oracionsimple.jpg La oración es la expresión coherente de un pensamiento complejo, en la que figura un verbo (y un verbo solamente). De forma que, para hablar de una oración simple (que es lo que vamos a hacer en este artículo) en la misma no podrá aparecer más de un verbo. Conforme aparezca más de un verbo, estaremos hablando ya de oraciones complejas, de forma que obviaremos, por el momento, este extremo.

La palabra “oración” proviene del latín “oratio”, que significaba literalmente “facultad de hablar”. En realidad, no hace falta retrotraerse hasta el latín para entender a qué hace referencia la raíz de la palabra; basta pensar en otras como oral, oralidad, oratoria u orador para darse cuenta de que “oración” proviene de la noche de los tiempos. Puede que la raíz, que se sabe es anterior al latín, sea mucho más antigua que la propia lengua escrita, pues de hecho hace referencia a la expresión de pensamientos por vía oral.

Así pues, mezclando ambas cuestiones, una oración simple vendría a ser la expresión de un pensamiento complejo realizada mediante un solo verbo, es decir, en la que cabe sólo una acción verbal y no dos.

A la hora de clasificar los distintos tipos de oraciones simples, los especialistas no se han puesto muy de acuerdo. En cualquier caso, existen un par de clasificaciones básicas que vamos a explicar de forma sucinta.

La primera de las dos clasificaciones atiende al “dictum”, o lo que es lo mismo, al contenido a “lo que se dice”. Según esta clasificación, las oraciones pueden ser transitivas, intransitivas, impersonales, reflexivas y algunos tipos más, menos comunes.

La segunda de las dos clasificaciones más comunes atiende al “modus”, o lo que es lo mismo, a la actitud del hablante, o al objetivo con el que afronta la comunicación. En realidad, esta es la clasificación más difundida y conocida. Según esta, las oraciones pueden ser enunciativas (cuando se limitan a informar, enunciar, afirmar o negar un hecho determinado); afectivas (cuando transmiten la posición del hablante acerca del hecho transmitido en la oración), dentro de las cuales encontramos las exclamativas (que expresan directamente las emociones del emisor con respecto a los hechos que transmite), desiderativas (que expresan los deseos del emisor con respecto a los hechos), y exhortativas (que ordena o trata de influir en la conducta del emisor); y por último, encontramos las oraciones interrogativas, que como su propio nombre indica, expresan o bien la duda o bien la incertidumbre del emisor con respecto al hecho principal de la oración.