Lengua

Inicio Sintaxis Oraciones subordinadas adjetivas y sustantivas

Oraciones subordinadas adjetivas y sustantivas

Publicado por Lourdes

Si estás empezando a aprender cómo se analizan las oraciones subordinadas y estás un poco perdido te voy a dar unos pasos para que, si los sigues religiosamente, no tengas ninguna duda a la hora de separar las partes. Seguiremos todos los pasos con el ejemplo La camiseta que me he comprado estaba rota. Toma nota:

1. Subrayar todos los verbos que encuentres a lo largo de toda la oración.

La camiseta que me he comprado estaba rota. (Subrayaríamos los verbos «he comprado» y «estaba»)

2. Descartar si son perífrasis verbales. En el caso de que lo sean el verbo es uno (tengo que ir= es un solo verbo porque sí es perífrasis verbal; quiero ir= serían dos verbos porque no es perífrasis verbal)

En este caso ni «he comprado» ni «estaba» son perífrasis verbales, así que podemos continuar analizando.

3. Redondear el nexo o pronombre relativo.

En este ejemplo redondearíamos el «que».

4. Marcar con un paréntesis la oración subordinada, que suele empezar con el nexo o pronombre relativo, contener un verbo en su interior y tener sentido completo.

Este paso es el que más os suele costar, pero no tiene por qué.

Lo primero que tienes que hacer es buscar el nexo o pronombre relativo pues será a partir de ahí donde empiece la oración subordinada. (que…)

Ahora sigue leyendo hasta que te encuentres con un verbo. (que me he comprado).

El siguiente paso sería continuar leyendo hasta que la oración tuviese sentido completo y no nos encontráramos con otro verbo, pero en este caso, la palabra siguiente ya es el verbo «está» entonces debemos parar. De esta manera ya has conseguido enmarcar con un paréntesis lo que sería la oración subordinada.

La camiseta (que me he comprado) estaba rota.

5. Cuando ya tienes enmarcada la oración subordinada el siguiente paso es aplicar los trucos (que explicaré a continuación) eliminando el paréntesis y colocando en su lugar las palabras clave de los trucos que te señalo entre comillas, por ese orden, muy importante.

  • TRUCOS:

    Oración Subordinada Sustantiva: «eso».

    Tienen función propia: sujeto, objeto directo, objeto indirecto, atributo, predicativo, complemento del nombre, complemento de adjetivo, complemento de adverbio, complemento de régimen preposicional, complemento agente.

    Oración subordinada Adjetiva: «guap@/s», «azul/es» o «genial/es».

    Siempre funcionan o como Complemento del nombre o como Adyacente.

    El nexo siempre será un pronombre relativo con función sintáctica propia.

  • De esta forma:

    La camiseta (que me he comprado) estaba rota.

    Empezamos a probar con la sustitución de todo el paréntesis (oración subordinada) por las palabras en comillas de los Trucos, por el mismo orden:

    La camiseta eso estaba rota (No queda bien, así descartamos ya que sea una oración subordinada sustantiva)

    La camiseta azul estaba rota (Sí queda bien, con lo que confirmamos que se trata de una oración subordinada adjetiva)

    Al ser una oración subordinada adjetiva, la función de toda ella sería, como te he dicho anteriormente, complemento del nombre.

    ¿Pero qué hubiese pasado si hubiese sido una oración subordinada sustantiva?, ¿qué función hubiese tenido? Pues es muy fácil encontrarla. Lo que tienes que hacer es volver al paso de los trucos, en el que sustituíamos todo el paréntesis por la palabra entre comillas. Hagámoslo con un ejemplo:

    Quiero (que vengas a mi fiesta)

    Quiero eso

    ¿Qué función sintáctica tendría la palabra “eso” en esta oración que hemos formado?, complemento directo, pues bien, esta misma función es la que tendrá toda la oración subordinada sustantiva en la oración compleja.