Lengua

Inicio Verbos Verbos regulares

Verbos regulares

Publicado por Pablo

verbosreg Desde La guía de lengua hemos empezado una serie de artículos dedicados al estudio en profundidad de la palabra clave de toda oración, esto es: del verbo. Pretendemos estudiarlo en todas sus manifestaciones y dar cuenta de su diversidad, y por eso en el artículo de hoy, habiendo tratado ya detalladamente el tema de los verbos irregulares, vamos a ocuparnos de cómo funcionan y se organizan la inmensa mayoría de ellos, es decir, los verbos regulares.

Los verbos regulares son, propiamente hablando, los que no son irregulares. O lo que es lo mismo: son aquellos cuya conjugación puede hacerse de forma automática, pues no varía, si se conoce la raíz del infinitivo y las reglas para la creación de desinencias temporales y genéricas.

La principal diferenciación interna entre el gran grupo de los verbos regulares es, como es fácil imaginar, la existencia de las tres conjugaciones. En efecto, los verbos que terminan en “-ar” se conjugan de una manera, los verbos terminados en “-er”, de otra, y los verbos terminados en “-ir” tienen a su vez sus propias reglas de conjugación.

Conjugar significa combinar y ordenar. Y en concreto, lo que se ordena es tanto el tiempo como la persona en la que el verbo se nos presenta.

Un ejemplo de cada conjugación puede hacernos ver las cosas más sencillamente. Empecemos por la última y elijamos el verbo latir. En presente se nos presentaría de esta manera:

Yo lato

Tú lates

Él late

Nosotros latimos

Vosotros latís

Ellos laten

Es fácil observar que no varía más que “el final”, o lo que es lo mismo, las desinencias empleadas. Todas las formas conjugadas empiezan por “lat”, que es la raíz del infinitivo, e incorporan la desinencia apropiada a cada persona. Así pues, si queremos conjugar cualquier verbo de la tercera conjugación, sólo tenemos que conocer la raíz, y añadirle las desinencias -o, -es, -e, -imos, -is, -en. Como a vivir:

Yo vivo

Tú vives

Él vive

Nosotros vivimos

Vosotros vivís

Ellos viven

Es fácil, pues, conjugar los verbos regulares. Y lo mismo ocurre con los representantes de las dos primeras conjugaciones, que sólo presentan ligeras variaciones. Veamos un ejemplo con el verbo “comer”:

Yo como

Tú comes

Él come

Nosotros comemos

Vosotros coméis

Ellos comen

Así, las desiencias de la segunda conjugación, en el presente de indicativo, son -o, -es, -e, -emos, -éis, -en (sí, son realmente parecidas a las de la tercera conjugación).

Y lo mismo ocurre con la primera: conjuguemos “amar” para verlo:

Yo amo

Tú amas

Él ama

Nosotros amamos

Vosotros amáis

Ellos aman

Aquí la raíz es “am”, y las desinencias: -o, -as, -a, -amos, -áis, -an.