Lengua

Cómo

Publicado por Aroa Plaza


Anteriormente, en La Guía 2000, hemos visto ya qué clases de palabras puede ser la palabra “como” cuando es átona (puedes recordarlo pinchando en el siguiente enlace: como); hoy, vamos a ver qué tipo de palabra es “cómo” cuando lleva tilde, es decir, cuando se trata de una palabra tónica.

cómo

Cuando en un texto encontramos la palabra “cómo” escrita con tilde en la vocal de la primera sílaba, nos hallamos ante un adverbio interrogativo o exclamativo. Este adverbio sirve, pues, para introducir oraciones cuya modalidad oracional es la interrogación o la exclamación. Puede tratarse de:

Oraciones interrogativas o exclamativas directas:

¿Cómo te ha ido hoy el día?
¡Cómo se lo sabía todo!

Oraciones interrogativas o exclamativas indirectas:

No consigo entender cómo hizo eso aquel mago.
No hay cómo hacerle entrar en razón.

Semánticamente, este “cómo” normalmente tiene un valor modal, es decir, equivale a “de qué manera”, “de qué modo”, pero también podemos encontrarlo con un valor causal.

Valor modal: ¿Cómo conseguiste arreglar la vieja radio del abuelo? > ¿De qué modo conseguiste arreglar la vieja radio del abuelo?
Valor causal: ¿Cómo es que al final no viniste a la reunión que organizó el colegio? > ¿Por qué al final no viniste a la reunión que organizó el colegio?

En algunas ocasiones, la presencia de algunas palabras influye en la palabra “cómo”. Se recomienda escribirla con tilde cuando le precede la preposición “según”, el verbo “depender” o el adverbio “independientemente”; puesto que, en estos casos generalmente se interpreta como un interrogativo.

Ejemplos:
Te tratarán según cómo tú les trates a ellos.
Que vaya a ese viaje depende de cómo me caigan tus amigos.
Independientemente de cómo lo consigáis, el resultado será un éxito.

Aunque, aquí el adverbio también puede poseer un valor relativo y por ello no se considera incorrecta su escritura sin tilde.

Ejemplo:
Valor interrogativo: Le parecerá mejor o peor según cómo se lo digas > Le parecerá mejor o peor según de qué modo se lo digas.
Valor relativo: Le parecerá mejor o peor según como se lo digas > Le parecerá mejor o peor según el modo en que se lo digas.

En el español de épocas antiguas, era frecuente el uso de “cómo”, como adverbio exclamativo, seguido de un verbo para enfatizar adjetivos. Este uso se conserva en el español de América, mientras que en el español de España se ha sustituido por “qué”.

Ejemplos:
Español antiguo: ¡Cómo es valiente este caballero!
Español de América: ¡Cómo eres linda!, pero no te saldrás con la tuya.
Español de España: ¡Qué atento es este chico!

Sin embargo, sí se emplea, tanto en América como en España, el adverbio “cómo” en oraciones exclamativas de valor ponderativo con adjetivos, adverbios o sustantivos seguidos de la preposición “de”.

Ejemplos:
¡Cómo estará de triste tu abuelo!
¡Cómo estará de bien en la playa!
¡Cómo está de flores esta planta!

En ocasiones, cuando se quiere expresar disconformidad o extrañeza, se emplea el adverbio exclamativo “cómo” más la conjunción “que”, elidiendo el verbo “decir”.

Ejemplo:
¡Cómo que no hice nada! > ¡Cómo dices que no hice nada!

Otro uso frecuente de la palabra “cómo” es aquel en que aparece seguido del adverbio “no”, con un significado, en realidad, afirmativo.

Ejemplo:
¿Podría probarme este vestido? Cómo no. Pase al probador.

El adverbio “cómo”, además, puede sustantivarse mediante la presencia de un artículo que lo preceda.

Ejemplo:
No nos contó ni el cómo ni el porqué.

Categorías: Adverbios