Lengua

Inicio General Las ondas sonoras

Las ondas sonoras

Publicado por Aroa Plaza

voice_harek_23072013_0

En artículo de hoy vamos a hablar de fonética, concretamente, de fonética acústica centrándonos en el tema de las ondas sonoras. Un tema que a priori nos resulta complicado y ajeno, pero que en realidad nos acompaña en cada una de las palabras que articulamos en nuestra vida diaria. Veamos:

Todo sonido que interesa en el campo de la fonética acústica está compuesto por una serie de vibraciones, estas son las ondas sonoras. Las vibraciones que el oído del ser humano puede percibir son mucho más amplias que las que son estrictamente necesarias para el acto de la comunicación, así el oído percibe una gama de ondas sonoras muy variada, que va desde los dieciséis a los veinte mil hercios. Este es el ámbito auditivo general. Pero, el conjunto de ondas sonoras que se haya presentes en nuestras comunicaciones y que son estrictamente necesarias para que se produzca el acto de comunicación es mucho menor y fluctúa entre los ciento veinticinco y los cuatro mil hercios. Este es el ámbito comunicativo pertinente, es decir, los umbrales de la comunicación.

Toda onda sonora se origina como consecuencia de la existencia de un cuerpo que posee cierta elasticidad que vibra, esto es, una fuente sonora. En el caso de los órganos que producen los sonidos de la comunicación humana pueden dividirse en dos:

1. Los órganos de fonación (cuerdas vocales), en los que interviene la actuación de la glotis.

2. Las cavidades supraglóticas (cavidad nasal, cavidad bucal y faringe), donde se modifica la onda sonora en la fonación y donde los diferentes sonidos adquieren sus rasgos relevantes.

Las ondas sonoras que producimos al comunicarnos viajan a través de un medio transmisor a una velocidad constante, esta velocidad variará dependiendo del medio por el que se transmitan; así, cuanto más compacto sea el medio más elevada será la velocidad de transmisión que las ondas sonoras alcancen. Por ejemplo, si el medio de transmisión de las ondas es el aire, estas viajarán a una velocidad de 350 m/s, mientras que si el medio por el que se transmiten es el agua viajarán a una de 1500 m/s.

El sentido en el que las ondas sonoras se transmiten siempre es longitudinal a partir del cuerpo que vibra. Por ejemplo, un diapasón (instrumento regulador de voces e instrumentos) genera una única onda sonora al separase los brazos de la posición inicial que provoca que las partículas contiguas se compriman para distenderse seguidamente. Este continuo vaivén que se produce provoca que el aire siga una serie alterna de procesos: concentración, rarefacción, concentración, etc. Y esto es lo que el tímpano percibe como la diferencia de presión que produce el sonido. De este modo funcionan todos los sonidos.

Para terminar, señalaremos que existen dos tipos de ondas sonoras:

1. Las ondas periódicas o armónicas: vibraciones que se repiten a lo largo del tiempo con la misma intensidad y frecuencia.

2. Las ondas aperiódicas o inarmónicas: vibraciones que varían a lo largo del tiempo en intensidad y frecuencia.

Los sonidos de la comunicación producen ondas de los dos tipos.