Lengua

Inicio Gramática Los determinates ante sustantivos femeninos

Los determinates ante sustantivos femeninos

Publicado por Aroa Plaza

En muchas ocasiones, los hablantes se muestran dudosos a la hora de escoger el género del determinante que precede a sustantivos femeninos que comienzan por /a/. Cada vez con más frecuencia encontramos un uso generalizado del género masculino en estos determinantes, y oímos a menudo oraciones incorrectas como: *Este agua está turbia, pero hemos de saber que no siempre ha de emplearse este género en determinantes que acompañan sustantivos que comienzan por /a/ y que hay una serie de preceptos al respecto. Por tanto, en el artículo de hoy vamos a mostrar aquellas pautas que debemos seguir para conseguir un uso correcto del lenguaje:

1. En primer lugar, ha de tenerse claro que el empleo de determinantes con género masculino que acompañan a sustantivos femeninos, solo procede cuando la /a/ inicial de la palabra es tónica, es decir, cuando en la pronunciación recae sobre ella el mayor grado de intensidad. Así, diremos el agua, pero no el abuela.

Recordemos, también, que las grafías que corresponden al sonido de la /a/ tónica son a- o ha-.

2. En cuanto al artículo, diremos que se emplea la forma masculina y no la forma femenina cuando el sustantivo femenino al que precede comienza por /a/ tónica.

Ejemplos: el alma, el hambre, el aula, el ala, el hada.

Sin embargo, emplearemos la forma femenina del artículo si se introduce otro elemento entre este y el sustantivo.

Ejemplos: la pequeña aula, la hermosa hada, la poderosa águila.

3. Las palabras derivadas de sustantivos femeninos que comienzan por /a/ tónica cuya /a/ inicial pasa a ser átona no llevarán la forma masculina del artículo si no la forma femenina. Lo mismo ocurre si la palabra se forma por composición.

Ejemplos:

El ala > la alita y no el alita (derivación).

El agua > la aguamarina y no el aguamarina (composición).

4. Respecto al empleo de los determinantes indefinidos uno, alguno y ninguno diremos que normalmente se emplean sus formas apocopadas un, algún y ningún delante de los sustantivos femeninos que empiezan por /a/ tónica.

Ejemplos: un alma, algún alma, ningún alma.

Aunque también es correcto el empleo de sus formas femeninas sin apocopar una (menos frecuente), alguna, ninguna.

Ejemplos: una hacha, alguna hacha, ninguna hacha.

5. Por su parte, los determinantes demostrativos solo podrán aparecer en femenino delante de sustantivos femeninos que comiencen por /a/ tónica. Por consiguiente son incorrectas expresiones como ese ala, este aula, aquel agua, y debemos decir esa ala, esa aula, aquella agua.

6. Otros determinantes como mucho, poco, todo, otro, demasiado, etc. , deben aparecer en femenino cuando preceden a sustantivos femeninos que empiezan por /a/ tónica.

Ejemplos: mucha agua, poca hambre, otra hada.

Para concluir este artículo, señalaremos que no por el hecho de que se empleen formas masculinas en algunos determinantes que acompañan a sustantivos femeninos, los adjetivos que proporcionen características o cualidades de estos sustantivos tengan que ir en género masculino, sino que estos adjetivos han de ir en femenino puesto que el sustantivo sigue conservando el género femenino.

Ejemplos: el agua cristalina, un alma pura.