Lengua

Inicio Gramática Usos del presente de indicativo

Usos del presente de indicativo

Publicado por Aroa Plaza


En la sección de gramática de La Guía 2000, hoy vamos a hablar del tiempo de presente de indicativo. Comencemos:

El presente de indicativo (bailo), a diferencia del pretérito indefinido (bailé) que indica pasado o el futuro (bailaré) que indica futuro, es un tiempo verbal que no se encuentra marcado, esto es, el presente no señala el pasado ni el futuro sino lo que pasa en el momento del habla, en la actualidad, aunque sea posible utilizarlo para indicar pasado o futuro.

verbos en -AR

En cuanto al aspecto del verbo, hemos de decir que expresa una acción que no todavía no ha terminado, igual que sucede con el resto de las formas simples.

Teniendo en cuenta estas dos propiedades del tiempo de presente de indicativo, podemos encontrar gran variedad de posibilidades. Veámoslas:

1. El presente para indicar “tiempo actual”:

a) Presente actual.

Este es el uso principal de este tiempo verbal, pero, en realidad, es el que aparece con menos frecuencia en nuestras conversaciones. Normalmente, este uso es empleado por locutores de los medios de comunicación para contar lo que está sucediendo en ese mismo instante.

Ejemplo: Santos lanza el balón y golpea el palo.

Para reflejar que la acción se produce en el mismo momento en que se está hablando, normalmente se prefiere emplear la perífrasis verbal durativa compuesta por el verbo “estar” seguida de un gerundio.

Ejemplo: Estoy leyendo un libro.

b) Presente durativo.

Este uso del presente se produce cuando queremos expresar que algo, que incluye el momento actual, permanece en el tiempo.

Ejemplo: Yo estudio medicina.

En el caso de que deseemos expresar que esa permanencia tiene carácter transitorio, emplearemos la perífrasis verbal citada anteriormente: verbo “estar” más gerundio.

Ejemplo: Yo estoy estudiando medicina.

c) Presente habitual.

Este uso del presente apunta que la acción expresada por el verbo se produce de manera habitual, aunque no se esté produciendo en ese mismo instante.

Ejemplo: Hago ejercicio para mantenerme en forma.

d) Presente gnómico.

En refranes, aforismos, definiciones, máximas, etc., se produce este uso del presente porque lo expresado por el verbo es válido para cualquier momento, inclusive para el actual.

Ejemplo: Después de la tormenta viene la calma.

2. El presente para indicar “tiempo pasado”.

Este uso del presente se conoce con el nombre de “presente histórico” e indica acciones que se desarrollaron en el pasado que se quieren expresar con mayor intensidad, es decir, se presente en nuestra mente con la fuerza que otorga la actualidad de los sucesos. Para que esto sea posible, es necesario que haya otros elementos en la oración que expresen tiempo pasado.

Ejemplos: Los árabes toman la península en el año 711.
Anda, ayer voy de compras y las tiendas están cerradas.

3. El presente para indicar “tiempo futuro”.

Solamente se puede emplear en el caso de que el contexto en el que empleamos el presente para expresar futuro no dé lugar a equivocaciones.

Ejemplo: La próxima semana salgo de viaje.

Es obligatorio su uso cuando pedimos permiso o demandamos una instrucción a través de una oración interrogativa.

Ejemplo: ¿Abro la ventana?

También se emplea el presente con este valor en la subordinada de una oración condicional.

Ejemplo: Si vienes, avísame con tiempo.

Categorías: Gramática