Lengua

Inicio Lingüística Leer al revés

Leer al revés

Publicado por Lourdes

¿Recuerdas haber jugado alguna vez cuando eras pequeño en el colegio a escribir palabras al revés, es decir, con las letras rotadas como si estuviesen en ese momento reflejadas en un espejo e intentar que tus compañeros adivinasen qué era lo que habías escrito?, sí, ¿verdad?, todos los hemos hecho alguna vez en nuestra vida y ¿qué es lo que ocurría?, pues que todos al final acababan averiguándolo, eso sí, unos más rápidos y otros más lentos y mayor dificultad. Pues bien, los científicos, cuya misión es dar una explicación empírica a todo también se han preocupado de averiguar por qué ocurre esto.

Palabras_Al_Reves

En esta ocasión los científicos del Centro Vasco de Cognición, Cerebro y Lenguaje (España) han demostrado científicamente que los seres humanos tenemos la habilidad de rotar en nuestro cerebro las letras por unos milisegundos y de esta manera ser capaces de interpretar lo que éstas quieren decir.

El estudio se basó en dos experimentos. El primero de éstos consistió en mostrar una lista de palabras que tenían algunas de sus letras rotadas durante 50 milisegundos, que aunque para nuestra consciencia sea imperceptible, el ojo y el cerebro sí que lo aprecian. Pues bien, este ejercicio fue expuesto a 27 personas y cada uno de ellos tenía su cerebro monitorizado con electrodos.

El segundo experimento consistió en someter a estos mismos individuos a una nueva lista que, en esta ocasión, contenía unas palabras completamente rotadas como por ejemplo OVITOM en lugar de MOTIVO.
Pues bien, los resultados de los distintos encefalogramas demostraron que el cerebro entre los 150 y 250 milisegundos responde de la misma manera ante palabras que están escritas del revés que frente a las que lo están hechas de forma correcta y normal.

Y es que resulta que cuando el cerebro se dispone a procesar la información que le ha llegado de los órganos oculares, justo al principio de este mecanismo (entre los 150 y 250 milisegundos tras llegarle la información), el sistema encargado de la analizar la información de carácter visual rota automáticamente las letras rotadas con antelación y las reconoce. Sin embargo, este proceso de rotación dura muy poco tiempo en el cerebro ya que éste inmediatamente se da cuenta de que la colocación de esas letras no es correcta y recuerda que ése no es el método lógico de procesarlas y vuelve a hacerlo de forma normal.

Las conclusiones de este estudio que fueron publicadas en la revista NeuroImage han hecho abrir los campos de investigación de un problema de lenguaje que padecen algunas personas que tiene mucha relación con la rotación de las letras: la dislexia y la disgrafia asociadas a la lectura y a la escritura respectivamente. Al parecer, el proceso de rotación que ha realizado el cerebro de los 27 participantes en este experimento es exactamente el mismo que sufren las personas disléxicas y disgráficas, con la diferencia de que éstas últimas no son capaces de identificar cuándo hay que hacer la rotación y cuándo no. La explicación de estas enfermedades de momento no ha sido hallada, pero, sin duda, este estudio ayudará mucho a dársela.

Categorías: Lingüística