Lengua

Gerundio

Publicado por Pablo

El gerundio es una de las muchas conjugaciones del verbo, y, en particular, es una de las tres formas no personales del mismo —o verboides — junto con el infinitivo y el participio. El término, gerundio, proviene de la voz latina gerumdium, que es a su vez el gerundio del verbo latino gero, gerundus, cuyo significado es hacer, terminar, llevar algo a cabo. Así pues, el gerundio es una conjugación verbal relacionada con la acción, y a la que no afectan ni el tiempo verbal, ni el modo verbal, ni el número verbal ni la persona verbal.

gerundio.jpg

El gerundio se utiliza en la mayoría de las ocasiones para añadir a la acción una información relativa a su simultaneidad con el tiempo de la oración. A veces, no obstante, puede informar sobre la anterioridad de la misma y, en menos ocasiones, sobre una posterioridad inmediata al tiempo de la oración.

En casi todas las lenguas, el gerundio se forma añadiendo algún morfema —normalmente un sufijo— a la raíz verbal. Así, en inglés se añade el sufijo «ing», formando «playing», «cooking», etc., y en español se utiliza la terminación «ando» , «iendo» o «yendo», forma precedida, muchas veces, por el verbo estar conjugado de varias maneras.

Veamos algunos ejemplos de las tres terminaciones antes citadas:

Correr > Corriendo, Estar corriendo,
Cocinar > Cocinando, Estar cocinando,
Construir > Construyendo, Estar construyendo.

El gerundio también puede ser compuesto. Para ello, curiosamente, el verbo principal no se gerundiza, sino que lo hace el verbo haber, que se introduce en posición precedente, y se deja el verbo principal en forma de participio. Por ejemplo:

Habiendo terminado…

El gerundio, para usarse correctamente, necesita aparecer de alguna de las formas anteriores, y guardar relación lógica con el tipo de información temporal que quiere transmitir. Por ejemplo:

— diremos «descansamos hablando», para expresar simultaneidad, para decir que «descansamos mientras hablamos».

— diremos «descansando, hablamos», para expresar anterioridad, para decir que primero descansamos y, entonces, empezamos a hablar.

— diremos «disfrutamos hablando» para expresar modo, y aquí utilizamos el gerundio con función adverbial, para explicar de qué modo disfrutamos (hablando).

Algunos gerundios pueden formarse de manera irregular, es decir, al margen de las reglas que hemos citado anteriormente. Normalmente se debe a una peculiar naturaleza ortográfica de la raíz verbal: cuando aparece un triptongo vocal + i átona + vocal se utiliza la «y». Así, leer se gerundiza en leyendo, e igualmente, ir se gerundiza en yendo.

Categorías: Gramática, Ortografía, Verbos