Lengua

Inicio Ortografía Hecho versus echo

Hecho versus echo

Publicado por Aroa Plaza


Una de las faltas de ortografía que se repite con más frecuencia es aquella que se produce por la confusión entre hecho y echo. Hoy, en La guía 2000, vamos a explicar cómo podemos diferenciar estas dos palabras y no cometer así nunca más esta falta de ortografía.

H

1. Debemos escribir una h inicial en los siguientes casos:

– Llevan h las formas del participio del verbo hacer.

Ejemplos:

He hecho los deberes de matemáticas, pero no los de lengua.
Ya están hechas todas las tareas que me encomendaste.
La cama está hecha, así que no ha dormido aquí esta noche.

– El sustantivo hecho (lo que se hace) también lleva h.

Ejemplos:

El hecho de que me guste, no impide que vea sus defectos.
De ninguna manera este hecho va a cambiar las cosas entre tú y yo.
No voy a invitar a Raúl a mi fiesta por el simple hecho de que no me cae bien.

Puedes observar en los ejemplos que como en estas oraciones hecho es un sustantivo, puede estar precedido de determinantes y acompañado de adjetivos.

Evidentemente, este sustantivo también se escribirá con h cuando forme parte de la locución de hecho, que significa en realidad.

Ejemplos:

No me cae nada bien ese chico. De hecho, no lo soporto.
Me gustó muchísimo el postre. De hecho, repetí dos veces.
Tengo muchas ganas de ver esa película. De hecho, iré esta misma tarde al cine.

2. No debemos escribir una h inicial en los siguientes casos:

– No lleva h ninguna de las formas del verbo echar, que equivale en mayor o menor grado al verbo tirar.

Ejemplos:

Echa estos papeles viejos a la basura.
Lo echo todo en la cazuela y luego lo bato con la batidora.
Tienes que abonar las tasas cuando eches la solicitud.
Échale más azúcar al café porque está amargo.
Lo echaron a patadas de aquel local por su actitud.

– Podemos encontrar el verbo echar formando parte de una perífrasis, echar a + un verbo en infinitivo, que señala el inicio de la acción que expresa el infinitivo. Y, obviamente, tampoco llevará h.

Ejemplos:

Echó a correr antes de que pudiéramos darnos cuentas.
Se echó a llorar al ver a su viejo amigode aquel modo.
Cuando pronunció su nombre se echó a reír.

– El verbo echar forma parte también de locuciones como echar de menos, que significa extrañar, o echar a perder, cuyo significado es el de estropear. En estos casos, tampoco llevará h.

Ejemplos:

Como echo de menos salir a pasear por el campo.
Aunque le cueste reconocerlo, la echa de menos.
Echamos de menos que nos acompañes a todas partes.
En un momento, echó a perder el trabajo realizado en un mes.
No sé por qué, pero siempre echo a perder todo lo que hago.
Ya le he dicho mil veces que así lo echará a perder.

El hecho de que la h sea muda y no podamos distinguir estas palabras en la pronunciación está claro que dificulta su escritura, pero a partir de ahora, recordando estas pocas pautas, no tendrás ningún problema a la hora de escribirlas.

Categorías: Ortografía