Lengua

Inicio Ortografía Puntos suspensivos (II)

Puntos suspensivos (II)

Publicado por Aroa Plaza


Dedicamos el artículo anterior a revisar cómo han de emplearse los puntos suspensivos en combinación con otros signos (puedes consultarlo pinchando aquí), hoy veremos cuáles son los usos de este signo de puntuación, es decir, en qué casos debemos escribirlos en un texto.

puntos suspensivos2

Comencemos, pues, exponiendo cuáles son estos usos de los puntos suspensivos:

1. Se colocan puntos suspensivos cuando al escribir un texto se realiza una pausa que manifiesta una duda, un temor, suspense o vacilación.

Ejemplos:

Quizá quede con él… No sé, ¿qué hago?
Ha venido a buscarlo la policía… Espero que no haya hecho nada grave.
Si supieras todo lo que sé yo…
Esto…, quería decirte que…

2. Se escriben puntos suspensivos cuando no se finaliza un discurso porque se da por sabido.

Ejemplo:

Mario y yo nos conocimos en una fiesta, salimos durante algún tiempo, luego nos casamos… Y el resto, ya lo conocéis.

Encontramos con frecuencia este uso de los puntos suspensivos al escribir refranes o partes de una obra literaria muy conocida.

Ejemplos:

A mí me da igual lo que digan, ande yo caliente…
Comenzó a leer en voz alta: «En un lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo…».

3. Emplearemos los puntos suspensivos cuando en un texto tengamos que introducir un título largo que ya ha sido mencionado con anterioridad.

Ejemplo:

La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina es el segundo libro de la trilogía escrita por Stieg Larsson. La adaptación cinematográfica de La chica que soñaba…, corrió a cargo de Daniel Alfredson.

4. Se emplean puntos suspensivos con la intención de evitar la escritura de palabras malsonantes.

Ejemplo:

Será hijo de…

También podemos encontrar los puntos suspensivos tras la inicial de la palabra inconveniente.

Ejemplo:

Me mandó a la m…

5. Cuando por cualquier razón exista la voluntad de dejar el enunciado sin completar se escribirán puntos suspensivos.

Ejemplo:

Dijo un montón de barbaridades como que… ¡Ay! Es que no quiero ni acordarme.

6. Los puntos suspensivos sirven también para dar énfasis al enunciado.

Ejemplo:

Ser… o no ser… Esa es la cuestión.

7. En ocasiones, los puntos suspensivos equivalen a la palabra etcétera y, por tanto, no deben aparecer juntos en un enunciado.

Ejemplos:

Compraremos todo lo necesario para hacer el bizcocho: azúcar, huevos, harina…
Compraremos todo lo necesario para hacer el bizcocho: azúcar, huevos, harina, etc.

8. Cuando los puntos suspensivos aparecen entre corchetes […] o paréntesis (…) señalan que se ha eliminado parte (una palabra o fragmento) de una cita textual.

Ejemplo:

«Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, […] Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y los ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran,… ».
Rayuela, Julio Cortázar.

Para indicar que una cita textual no comienza desde el inicio del texto citado pueden escribirse puntos suspensivos al comenzar la cita separados de la palabra a la que preceden. Del mismo modo, se podrán introducir puntos suspensivos alfinala de la cita, pegados a la última palabra, para señalar que esta no está completa.

Ejemplo:«… Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope,…».

Categorías: Ortografía