Lengua

Inicio Sintaxis Funciones sintácticas (III)

Funciones sintácticas (III)

Publicado por Aroa Plaza

Dedicaremos el artículo de hoy al repaso de dos funciones sintácticas más, el atributo y el complemento predicativo. Comencemos:

1. EL ATRIBUTO

El atributo designa una propiedad del sujeto por medio de un verbo copulativo (ser, estar o parecer).

Ejemplo: La nueva amiga de Elisa es muy simpática.

El atributo puede construirse con diversos elementos, veamos cuáles son:

– Con un sintagma nominal.

Ejemplo: Araceli es profesora de primaria.

– Con un sintagma adjetival.

Ejemplo: La camiseta de Lucía es bonita.

– Con un sintagma preposicional.

Ejemplo: Esos chicos rubios parecen de Alemania.

-Con un sintagma adverbial.

Ejemplo: La hermana de Beatriz está bien.

Para reconocerlo en una oración tendremos que tener en cuenta la obligatoria existencia de un verbo copulativo, que no puede ser eliminado de la oración sin que esta resulte incorrecta y que en la mayor parte de los casos puede conmutarse por el pronombre lo. El hecho de que pueda sustituirse por el pronombre lo no debe hacernos confundir un atributo con un complemento directo, puesto que el atributo únicamente aparecerá con verbos copulativos y el complemento directo con verbos predicativos.

Veamos un ejemplo para comprender mejor cómo debemos localizar un atributo en la oración.

Oración: Su padre es inglés.

En esta oración, lo primero que nos lleva a la búsqueda de un atributo es la existencia de un verbo copulativo (es), en segundo lugar intentamos sustituir por el pronombre lo el sintagma que prevemos que va a realizar esta función (Su padre lo es), y por último comprobamos que la oración se convierte en agramatical si suprimimos este sintagma (*Su padre es).

2. EL COMPLEMENTO PREDICATIVO

El complemento predicativo es aquel sintagma que complementa a su vez a un verbo predicativo y al sujeto o al complemento directo de una oración.

Ejemplo: El agua de la fuente sale clara.

El complemento predicativo puede construirse con:

– Un sintagma adjetival (en la mayor parte de las ocasiones).

Ejemplo: Alberto llegó cansado.

– Un sintagma nominal.

Ejemplo: Nombraron delegado a Lucas.

Las pruebas que nos permiten distinguir el complemento predicativo de una oración son que:

Concuerda en género y número con el sujeto o con el complemento directo de la oración.

Ejemplos:

Él salió contento de la reunión > Ellos salieron contentos de la reunión (concuerda con el sujeto).

María compró roto el abrigo > María compró rotos los abrigos (concuerda con el complemento directo).

– Responde a la pregunta ¿cómo?

Ejemplo: Las chicas salieron asustadas > ¿cómo salieron las chicas? – asustadas.

El complemento circunstancial de modo también responde a la pregunta cómo, pero no podemos confundirlo con el complemento predicativo, porque el complemento circunstancial de modo no concuerda en género y número con ningún elemento de la oración como sí lo hace el complemento predicativo.

Si comparamos la oración Las chicas salieron asustadas con Las chicas salieron con miedo, veremos que ambas responden a la pregunta ¿cómo?, pero solo la primera concuerda en género y número con el sujeto:

Las chicas salieron asustadas > La chica salió asustada (complemento predicativo).

Las chicas salieron con miedo > La chica salió con miedo (complemento circunstancial de modo).