Lengua

Inicio Sintaxis Funciones sintácticas (I)

Funciones sintácticas (I)

Publicado por Aroa Plaza

Para realizar un buen análisis sintáctico es muy importante saber reconocer todas las funciones sintácticas que pueden aparecer en una oración, para ello analizaremos cada una de ellas en una serie de artículos. Comenzamos, pues, por el sujeto y el predicado de la oración.

1. EL SUJETO

El sujeto es aquel sintagma de la oración que se encarga de la realización de la acción del verbo o aquella parte de la cual se expresa algo. El sujeto ha de concordar en número y persona con el verbo de la oración.

Ejemplo: El niño tiene calor > Los niños tienen calor.

En este ejemplo, observamos cómo el sujeto de la oración (el niño) concuerda en número y persona con el verbo (tiene). Así, cuando cambiamos el verbo a plural el sujeto necesariamente experimenta este cambio.

El sujeto se construye con:

– Un sintagma nominal, ya sea un sustantivo, un grupo nominal o un pronombre.

Ejemplos:

Ana estudia mucho (sustantivo).

La chica francesa es mi vecina (grupo nominal).

Él no lo hizo (pronombre).

– Una oración.

Ejemplo: Me gusta que me miren a los ojos (subordinada sustantiva en función de sujeto)

El sujeto se construye sin preposición, pero podemos encontrar dos excepciones:

– Sujeto con la preposición “hasta”.

Ejemplo: Hasta los niños lo entienden.

– Sujeto con la preposición “entre”.

Ejemplo: Entre mi madre y yo hicimos la comida.

La prueba más fiable que podemos emplear para localizar el sujeto de una oración es la de cambiar el número del verbo y observar qué parte de la oración cambia también de forma obligatoria.

Ejemplos:

Me gusta la tarta de manzana > Me gustan las tartas de manzana.

El chico iba todas las tardes a su casa > Los chicos iban todas las tardes a su casa.

Además, en ocasiones, podemos sustituir aquella parte de la oración que sospechamos que es el sujeto por el pronombre “eso”, y después aplicar la regla de la concordancia.

Ejemplo: Me apetece un helado > Me apetece eso > Me apetecen esas cosas.

2. EL PREDICADO.

El predicado es esa parte de la oración que expresa algo del sujeto. Un elemento esencial en el predicado es el verbo, este constituye su núcleo.

Ejemplo: María compró varios regalos en aquella tienda.

En este ejemplo, vemos cómo a través del predicado se nos dice algo de María, que es el sujeto. Tenemos, en este caso, como núcleo del predicado el verbo comprar (compró).

Recordemos que podemos encontrar dos tipos de predicado:

Predicado nominal: cuando su núcleo es un verbo copulativo (ser, estar o parecer).

Ejemplos:

Mi hermano es muy guapo.

Esa chica está pálida.

Tu tía parece cansada.

El complemento estrella de las oraciones con predicado nominal es el atributo, que veremos en posteriores artículos.

Predicado verbal: cuando su núcleo no es un verbo copulativo, sino un verbo predicativo. Los verbos que aparecen como núcleo de un predicado nominal puede ser transitivos (exigen complemento directo) o intransitivos (no exigen complemento directo).

Ejemplos con verbo transitivo:

El niño tiene hambre (hambre es el complemento directo).

Cantaron varias canciones (varias canciones es el complemento directo).

Ejemplos con verbo intransitivo:

Mario se fue sin decir adiós (no necesita un complemento directo).

Julio entró dispuesto a todo (no necesita un complemento directo).

En este artículo hemos revisado el sujeto y el predicado de la oración. En próximos artículos seguiremos explicando las funciones sintácticas que pueden aparecer en su interior.