Lengua

Inicio Sintaxis Funciones sintácticas (IV)

Funciones sintácticas (IV)

Publicado por Aroa Plaza

El artículo de hoy lo dedicaremos al complemento circunstancial y al complemento de régimen. Veamos:

1. EL COMPLEMENTO CIRCUNSTANCIAL

El complemento circunstancial señala en qué circunstancias se realiza la acción del verbo.

Existe un gran número de complementos circunstanciales, así encontramos complementos circunstanciales de: modo, lugar, tiempo, causa, compañía, finalidad, instrumento, duda, negación y afirmación.

Podemos hallar complementos circunstanciales construidos con los siguientes tipos de sintagmas:

– Con un sintagma adverbial.

Ejemplo: Mi novio come mucho.

– Con un sintagma preposicional.

Ejemplo: Celebramos muestra boda en aquel restaurante.

– Con un sintagma nominal.

Ejemplo: Te veo el martes.

Para reconocerlo en una oración tendremos en cuenta lo siguiente:

– Cada complemento circunstancial, excepto los de negación, afirmación y duda, responde a una pregunta.

• El complemento circunstancial de modo responde a la pregunta ¿cómo?

Ejemplo: Voy al trabajo en moto > ¿cómo vas al trabajo? – en moto.

• El complemento circunstancial de lugar responde a la pregunta ¿dónde?

Ejemplo: Lo perdimos en el bosque > ¿dónde lo perdisteis? – en el bosque.

• El complemento circunstancial de tiempo responde a la pregunta ¿cuándo?

Ejemplo: Mi mejor amiga llegará mañana > ¿cuándo llegará mi mejor amiga? – mañana.

• El complemento circunstancial de causa responde a la pregunta ¿por qué?

Ejemplo: No irá por mi culpa > ¿por qué no irá? – por mi culpa.

• El complemento circunstancial de instrumento responde a la pregunta ¿con qué?

Ejemplo: Trazó líneas con una regla > ¿con qué trazó líneas? – con un regla.

• El complemento circunstancial de compañía responde a ¿con quién?

Ejemplo: Irá al baile con Martina > ¿con quién irá al baile? – con Martina.

• El complemento circunstancial de finalidad responde a la pregunta ¿para qué?

Ejemplo: Está aquí para tranquilizarte > ¿para qué está aquí? – para tranquilizarte.

No es un elemento imprescindible, aunque se pierda información puede eliminarse sin que la oración resulte incorrecta.

Ejemplo: Me encontré a Pedro ayer > Me encontré a Pedro.

– Pueden aparecer varios complementos circunstanciales en la oración.

Ejemplo: Mañana estudiaré en la biblioteca.

No concuerda con el verbo de la oración, ni con cualquier otro elemento.

Ejemplo: La niña juega en el parque > Las niñas juegan en el parque.

2. EL COMPLEMENTO DE RÉGIMEN

El complemento de régimen es un sintagma preposicional que le propio verbo exige. Algunos de los verbos que exigen la presencia de este complemento son: olvidarse, alegrarse, arrepentirse, insistir, enamorarse, acordarse, fijarse, atenerse, soñar, confiar, etc. Nótese que muchos de estos verbos son pronominales.

Ejemplo: Se fijó en sus labios.

El complemento de régimen siempre se construye con:

– Un sintagma preposicional que puede estar encabezado por cualquiera de las preposiciones existentes, será el verbo el encargado de seleccionar la preposición correspondiente.

Ejemplo: Este año me acordé de su cumpleaños.

Podemos reconocerlo, además de porque siempre sea un sintagma preposicional y el propio verbo nos lo exija, porque responde a la pregunta que se formula de la siguiente manera:

¿Preposición + qué o quién + el verbo?

Ejemplo: Me enamoré de sus ojos > ¿De qué me enamoré? – de sus ojos.