Lengua

Inicio Sintaxis Subordinadas adjetivas sustantivadas

Subordinadas adjetivas sustantivadas

Publicado por Aroa Plaza

Dentro de las oraciones compuestas por subordinación podemos encontrar las subordinadas sustantivas, las subordinadas adjetivas y las subordinadas adverbiales. Además de estas, no debemos olvidar la existencia de las subordinadas adjetivas sustantivadas, menos conocidas, pero no por ello menos importantes.

Del mismo modo que un adjetivo puede sustantivarse, es decir, funcionar en la oración como un sustantivo y no como adjetivo, las subordinadas adjetivas pueden sustantivarse desempeñando las funciones propias de las subordinadas sustantivas (sujeto, complemento directo, complemento indirecto, atributo, etc.). Veámoslo con unos ejemplos:

Prefiero el vestido rojo (adjetivo)
Prefiero el rojo (sustantivo)

En este ejemplo observamos como en la primera oración la palabra “rojo” es un adjetivo que señala una cualidad del sustantivo “vestido” y realiza la función sintáctica de complemento del nombre, mientras que en la segunda oración “rojo”, precedido del artículo “el”, se ha convertido en un sustantivo núcleo del sintagma nominal que realiza la función sintáctica de complemento directo. Por lo tanto, se ha producido la sustantivación del adjetivo “rojo”.

Veamos ahora un ejemplo de sustantivación de una subordinada adjetiva:

Me gustan las personas que no tienen miedo (subordinada adjetiva)

En esta oración compuesta encontramos una subordinada adjetiva introducida por un pronombre relativo (“que no tienen miedo”), que realiza la función de complemento del nombre del antecedente (“personas”).

Observemos qué ocurre si a la oración “Me gustan las personas que no tiene miedo” le quitamos el antecedente «personas»:

Me gustan las que no tienen miedo (subordinada adjetiva sustantivada)

Aquí, encontramos una subordinada adjetiva sustantivada (“las que no tienen miedo«), donde ha desaparecido el antecedente y aparece un artículo precediendo al nexo. La subordinada ya no funciona como complemento del nombre, sino que realiza una función propia de las subordinadas sustantivas. En este caso, la subordinada adjetiva sustantivada cumple la función de sujeto del verbo “gustar”.

De estos ejemplos, se puede inferir que en las subordinadas adjetivas sustantivadas el antecedente, elemento característico de las subordinadas adjetivas, se omite. Además, también podemos deducir que estas oraciones ya no realizarán exclusivamente la función de complemento del nombre, la única que desempeñan las subordinadas adjetivas, sino que podrán realizar todas las funciones propias de las subordinadas sustantivas.

Algunos ejemplos:

Los que no han venido hoy tendrán examen de lengua mañana (subordinada adjetiva sustantivada con función de sujeto).
Cuéntame lo que te dijo Pedro (subordinada adjetiva sustantivada con función de complemento directo).
Este chico no es quien creemos (subordinada adjetiva sustantivada con función de atributo).
Regalaron muchas cosas a los que llegaron primero (subordinada adjetiva sustantivada con función de complemento indirecto).
Confía en los que te quieren (subordinada adjetiva sustantivada con función de complemento de régimen).
Estoy cansado de los que llegan tarde (subordinada adjetiva sustantivada con función de complemento del adjetivo).
Los exámenes de los que han llegado tarde están en la mesa (subordinada adjetiva sustantivada con función de complemento del nombre).
Colócate delante de las que van de azul (subordinada adjetiva sustantivada con función de complemento del adverbio).

Por último, señalaremos que los nexos que introducen subordinadas adjetivas sustantivadas son: que precedido de un artículo, quien/es, cuanto/s, cuanta/s.

Categorías: Sintaxis