Lengua

Inicio General Los modificadores del sujeto

Los modificadores del sujeto

Publicado por Pablo

modsujeto.jpg El sujeto está compuesto por un núcleo principal, que normalmente es un sustantivo pero que puede ser tanto un pronombre como un infinitivo sustantivado; y por una serie de modificadores del mismo, jerárquicamente subordinados a él.

Este tipo de modificadores, entre los que podríamos encontrar varias funciones gramaticales distintas, se pueden agrupar a grandes rasgos en dos grandes grupos, a saber: los modificadores directos y los modificadores indirectos.

Los modificadores directos del sujeto son aquellos que van unidos al núcleo directamente, o lo que es lo mismo, sin preposiciones ni cualquier tipo de conector de por medio. Se trata de elementos gramaticales que actúan en una posición adjunta al núcleo. Los determinantes artículos o indefinidos que en tantas ocasiones inician la frase y preceden al núcleo entran en el grupo de modificadores directos. También entran en este grupo los adjetivos, tanto los que preceden al sustantivo núcleo como los que se sitúan tras él. Y por último, también entran en este primer grupo las aposiciones. Pero veamos unos ejemplos de cada uno:

El árbol más grande del parque es ese de allí

El frío de esta región es insoportable

Los días más calurosos del verano están por llegar

En estos ejemplos, los determinantes “el” -por dos veces- y “los” actúan como modificadores directos del núcleo del sujeto (“árbol”, “frío” y “días).

El largo invierno de esta región es insoportable

El gran árbol del parque es ese de allí

Los días calurosos del verano están por llegar

En estos casos, hemos añadido algunos adjetivos (“largo”, “gran”, calurosos”) adjuntos al núcleo, para ilustrar este caso de modificación directa. Por supuesto, los determinantes que preceden a los núcleos siguen siendo igualmente modificadores directos.

Ese profesor, el señor Buendía, es un tipo excelente

La amiga de Juan, María Elena, me cae bastante bien

En este caso hemos añadido un par de aposiciones para que sirvan como ejemplo. Tanto “el señor Buendía”, en el primer ejemplo, como “María Elena”, en el segundo, son nuevamente modificadores directos del núcleo.

Sin embargo, siempre que incluyamos una preposición que conecte el núcleo con un complemento, estaremos hablando de modificadores indirectos. Recuperemos algunos ejemplos que ya hemos usado, pero fijándonos ahora en otras partes de la oración:

La amiga de Juan me cae bastante bien

El largo invierno de esta región es insoportable

Ese profesor de historia, el señor Buendía, es un tipo excelente

Aquí, los modificadores “de Juan”, “de esta región”, y “de historia” son ejemplos perfectos de modificación indirecta, porque van precedidos de una preposición.

Naturalmente, modificadores directos e indirectos pueden aparecer juntos en una misma oración, y varios de ellos pueden hacerlo repetidamente.