Lengua

Inicio General, Tipos de texto Cómo escribir un eMail

Cómo escribir un eMail

Publicado por Pablo

como-escribir-email.jpgEl eMail, o «correo electrónico», se ha convertido en una de las formas de comunicación más utilizadas en la actualidad, hasta el punto en que ha llegado a formar parte de nuestras vidas y ha sustituído al correo tradicional en muchas de sus funciones habituales.

El correo electrónico se compone, en realidad, de los mismos atributos que forman parte del correo tradicional. Se trata de un documento escrito -que puede contener ficheros electrónicos adjuntos- que en emisor dirige a un destinatario para transmitirle determinada información. Cuenta con la enorme ventaja de llegar a su destino de forma casi inmediata, o necesitar muy poco tiempo, y de poder ser contestado de la misma manera instanténea, abriendo así la posibilidad de generar contestaciones rápidas y agilizar el proceso comunicativo.

Paradójicamente, muchos usuarios del correo electrónico se han contagiado de esta rapidez y escriben sus correos de una forma igualmente rápida, sin prestar atención a las costumbres habituales de la escritura de correspondencia. Muchas veces se emplea un lenguaje demasiado coloquial, se hace uso de abreviaturas y no se estructura el mensaje de una forma apropiada. En resumen, se utiliza el correo como si, en lugar de tratarse de una carta electrónica, se asimilase más a una conversación coloquial.

Es muy importante evitar estas conductas a la hora de escribir correos electrónicos. Dado que es un mensaje destinado a una persona en concreto, y que esta persona puede recibir muchos correos al día, es conveniente facilitarle la tarea de su lectura incluyendo una introducción en nuestro mensaje, aclarándole quién envía el correo y por qué. De la misma manera, es conveniente despedirse al final del mensaje de la misma manera -ya sea coloquial o cortés- con que lo haríamos si enviásemos una carta tradicional.

De la misma manera, es imperativo escribir correctamente, y no equiparar el correo electrónico a los mensajes sms de los teléfonos móviles. Cometer faltas de ortografía o no prestar atención a nuestra redacción puede causar una mala impresión en el destinatario, que puede no estar acostumbrado a esta falta de formalismo. Además, en el correo electrónico, al contrario que en los mensajes sms, no hay restricciones de espacio.

Una de las particularidades del correo electrónico es el llamado Asunto, que encabeza todos los envíos y permite distinguirlos rápidamente. El Asunto debe ser conciso, claro y específico acerca del motivo por el que se envía el correo. Asuntos como «Hola», «Qué tal» o «Reunión» no servirán de mucho a una persona que recibe muchos correos.