Lengua

Inicio Literatura Crónicas

Crónicas

Publicado por Aroa Plaza


En el artículo de hoy vamos a introducirnos en el mundo que reflejan los textos producido en la época colonial que relatan y describen lo que encuentran los hombres que llegan al nuevo mundo.
Las crónicas son textos en prosa que guardan relación con ese nuevo mundo al que llega el hombre. Para este hombre la cronología en los textos era algo importante, pero pronto la palabra historia se empieza a introducir en los escritos y esta no implicará una cronología.

ame10137-300x234

Según el estudioso Waler Mignolo, existen tres tipos de textos en esta época:

1. Las crónicas propiamente dichas.

2. Las cartas, que se resultan insuficientes para expresar lo que estos hombres encontraron en el nuevo mundo. Como por ejemplo, las que escriben Hernán Cortés o Colón.

3. Las relaciones, que son informes con descripciones detalladas que aparecen más ordenadas que las hechas en las cartas. Las relaciones son un tipo de texto típico de este nuevo mundo, se trata de textos de funcionarios más que de textos literarios, ya que los reyes necesitaban informes oficiales de lo que allí se encontraba y para este fin se utilizaron las relaciones. A principios del siglo XVI, las relaciones aparecen todavía de forma desorganizada, pero según va avanzando el siglo estas se irán oficializando más llegándose a escribir libros que describan el territorio hallado. A partir del año 1533 se empieza a realizar un cuestionario muy minucioso a los viajeros para confeccionar las relaciones.
Más tarde el objetivo pasó a ser la elaboración de libros y, en España, se empiezan a producir crónicas por autores que no habían acudido a las Indias, como es el caso de López de Velas con su Geografía universal de las Indias.

En esta época, la palabra crónica y la palabra historia se usa de modo indistinto, lo que nos lleva a pensar hasta qué punto es cierto lo que se relata en las crónicas. Respecto a esta cuestión, Pupo Walker señala que con las crónicas se pretendía describir el mundo que el autor tenía antes sus ojos, pero que inevitablemente la imaginación de quien las redactaba presente se colaba entre las letras del texto. Uno de estos cronistas es Bernal Díaz, quien en ocasiones ha de recurrir a la literatura porque no sabe describir aquello que ve puesto que no se ajusta a lo conocido por él hasta entonces.De este modo, los autores de las crónicas de indias introducen en sus textos aquello que quieren ver y cómo ellos quieren verlo. Sus conocimientos anteriores condicionan en parte la descripción del nuevo, del mismo modo que también lo hace el hecho de tener que rendir cuentas ante los reyes y, así, presentarán el nuevo mundo de forma idealizada.

Como todo tipo de texto, las crónicas sufren una evolución. No encontramos exactamente las mismas características en las primera crónicas que en las que se producen ya en el siglo XVII. Se produce una transición:

En las primeras crónicas se produce lo que se conoce con el nombre de “discurso mitificador”, es decir, aquel que mitifica la realidad con tintes de ficción para justificar ante los reyes los viajes hacia aquellas tierras, como por ejemplo hizo Colón.

En las segundas crónicas sigue produciendo esa mitificación, pero ya algunos autores se cuestionan toda la naturaleza idealizada de las descripciones. Por ejemplo, Álvar Núñez Cabeza de Vaca ya no presenta al habitante de aquellas tierras como el buen salvaje, se habla ya de hombres buenos y hombres malos. Además en esta época, los cronistas también cuentan sus penurias pues escriben sus textos para recibir recompensas.

– En la última fase, los autores de las obras empiezan a darse cuenta de que sus escritos también tienen una función literaria. Un claro ejemplo de esto, lo encontramos en la figura del Inca Garcilaso de la Vega.

Categorías: Literatura