Lengua

Inicio Literatura El alquimista

El alquimista

Publicado por Lourdes

alquimistaEn el artículo de hoy de nuestro portal de La Guía de la lengua 2000, nos centraremos en el resumen del argumento de la obra titulada “El alquimista”.

Esta novela fue escrita y publicada por el escritor brasileño Paulo Coelho en 1988, vendiendo más de 65 millones de ejemplares.

La historia trata sobre Santiago, un joven pastor andaluz a quien siempre que descansa tiene el mismo sueño. En ese sueño se veía buscando un tesoro en las pirámides de Egipto. Entonces decide acudir a una vidente gitana para que le diga qué significado tiene ese sueño.

Pero la gitana no le dice nada en concreto, salvo que si lo encuentra debe darle una décima parte. Descontento con la cita con la gitana, Santiago abandona el lugar y descansa mientras lee un libro.

En ese momento se le acerca un anciano y le dice que es el rey de Salem y que él sí sabe dónde está el tesoro con el que tanto sueña. Pero el anciano para decírselo le pide la décima parte de su rebaño de ovejas.

Santiago acepta el trato y el anciano le entrega dos piedras, una blanca y otra negra y simplemente le dijo que cuando alguien desea realmente algo, el universo conspira para que puedas realizarlo. Al día siguiente Santiago vendió el resto de su rebaño y puso rumbo a África.

Al llegar al norte de África, Santiago busca a alguien para que le lleve hasta Egipto. Conoce a un muchacho al que confía su dinero, pero éste sale corriendo y le roba. Santiago desorientado y sin dinero tiene que pasar la noche en la calle.

A la mañana siguiente es despertado y ayudado por un vendedor ambulante. Éste le lleva a su tienda, le da de comer y le ofrece un trabajo, el cual Santiago acepta.

Unos meses después, Santiago ya tenía suficiente dinero y decide seguir con su objetivo. Entonces se une a una caravana que partía hacia Egipto a través del desierto. En ella conoce a un joven estudiante, al que llamaban “el inglés”, cuyo objetivo era encontrar a un alquimista.

La caravana llegó a un oasis para descansar. Durante la estancia Santiago ayudo al inglés a encontrar al alquimista y mientras tanto se enamoró de una muchacha del lugar llamada Fátima.

Durante los días en el oasis, Santiago y Fátima quedaban en uno de los pozos. Santiago le contó su objetivo y le dijo a Fátima que lo abandonaría para estar junto a ella, pero ésta le dijo que se fuera a completarlo y que siempre le esperaría.

Ese mismo día Santiago ve a dos gavilanes pelear y tiene una visión en la que atacan el oasis. Poco después conoce a un alquimista que le dice que si es verdad y esa noche hay una guerra, se citará con él al día siguiente.

Decide contárselo al jefe del oasis y se preparan para el combate. Esa misma noche atacan el oasis pero consiguen repeler el ataque y obtener la victoria. El líder del oasis recompensa a Santiago con 50 monedas de oro.

El alquimista le dijo a Santiago que sería su guía hasta Egipto. Durante su viaje por el desierto son capturados por unos bandidos. El alquimista les entrega el dinero que había ahorrado Santiago y les dice que Santiago es un alquimista que puede transformarse en viento. Entonces los bandidos les dan unos días para demostrarlo.

Al tercer día Santiago habló con el viento, el sol y el desierto en un idioma que le había enseñado el alquimista, y entendiendo que el amor es lo que mueve al mundo y que su alma está unida a la de Dios, consigue transformarse en viento y ser liberados.

Poco después llegan a un monasterio, donde enseña a Santiago a convertir el plomo en oro. Le da un pedazo a Santiago, dos a un monje del monasterio y otro se lo queda él. Al monje le da dos por si a Santiago vuelven a robarle. El alquimista se despide de Santiago y le dice que solo le quedan 3 horas para su destino.

Santiago por fin llega a su destino, y al comenzar a cavar para encontrar su tesoro, es atacado por dos hombres. Santiago les explicó todo lo que había sufrido para llegar hasta ahí, y uno de los agresores le comentó que él también había tenido otro sueño. Ese sueño le decía que tenía que ir a España a buscar un tesoro en una torre, pero que no era tan estúpido de atravesar todo el desierto por un tesoro. Entonces Santiago mirando a las pirámides se dio cuenta donde se encontraba verdaderamente el tesoro.

Volvió a por el pedazo de oro guardado por el monje y regresó a España donde tuvo el sueño, excavó y encontró su tesoro, un baúl lleno de oro, con el que decide volver con Fátima.