Lengua

Inicio Literatura Escuela de Lope

Escuela de Lope

Publicado por Aroa Plaza

1

Hoy dedicamos este artículo a la Escuela de Lope, ya que fueron muchos los autores que siguieron la estela teatral iniciada por el gran dramaturgo Lope de Vega. Sus numerosas innovaciones y el tratamiento de asuntos diversos como lo religioso, lo novelesco o lo legendario o lo histórico, así como la inclusión de las costumbres y canciones tradicionales crearon un público entusiasmado por la obra de Lope, que otros autores quisieron aprovechar. Entre otros muchos escritores, hoy destacamos especialmente los siguientes:

1. Tirso de molina.

Este escritor de origen madrileño pasó gran tiempo de su vida en América y a su regreso se asentó en Toledo. Entre sus piezas teatrales rescataremos las más importantes como por ejemplo El burlador de Sevilla y Convidado de piedra, donde se dibuja ya la figura de Don Juan Tenorio. En esta obra, tras un banquete macabro celebrado por la estatua del Comendador, el protagonista el condenado a un trágico final por no expresar humildad alguna. En El condenado por desconfiado, Tirso de Molina aborda la cuestión de la predestinación: Un bandolero, llamado Enrico, en el último aliento de vida ruega la salvación a Dios, mientras que un ermitaño, de nombre Paulo, se condena a sí mismo por su orgullo y desconfianza.

En el teatro de Molina sobresale la recreación de ambientes reales y la creación de personajes, sobre todo femeninos, que muestran una gran variedad de matices. Quizás, el personaje femenino con mayor fuerza del teatro de este autor sea la protagonista de la obra titulada La prudencia en la mujer.

2. Guillén de Castro.

Como obra cumbre del teatro de este escritor valenciano tenemos la pieza teatral titulada Las mocedades del Cid, basada en el romancero. En ella, se presenta al héroe nacional en una gran diversidad de episodios donde se desarrolla la acción, se presentan conflictos morales, sentimientos de amor y de venganza. En esta obra de Castro, al presentar al Cid como asesino del padre de Jimena, plantea cuál de estos sentimientos, el amor o el honor, tiene más fuerza. Corneille, se inspiraría en esta obra para la construcción de su Cid.

3. Ruiz de Alarcón.

Este escritor mexicano fue objeto de burla, a causa de algunos defectos físicos, de escritores como Góngora, Lope, Quevedo, etc. Lo que probablemente influyera de manera decisiva en la creación de sus personajes, ya que aquellos personajes que poseían cualidades virtuosas no eran los guapos galanes, que presentaban, además, todo tipo de defectos de carácter moral.

En su obra La verdad sospechosa, presenta un personaje, llamado Don García, perfilado psicológicamente con gran maestría. Este protagonista es un hombre mentiroso y a causa de ello pierde el amor de su amad, lo que le lleva a contraer matrimonio con una mujer a la que no ama. De nuevo, Corneille, acude a estos autores como fuente de inspiración y vemos como en Le menteur resuenan ecos de la obra de Alarcón.

En Las paredes oyen, obra con tintes medievales, Ruiz de Alarcón reprueba la costumbre de hablar mal del otro. En toda su obra dramática, podemos ver un cierto toque moralizador, así como una escasez de elementos cómicos, líricos y novelescos.