Lengua

Inicio Literatura Literatura barroca

Literatura barroca

Publicado por Pablo

literatura-barroca.jpgLa literatura barroca es el conjunto de obras literarias escritas durante el período artístico que conocemos como el Barroco, dominante durante el siglo XVII y parte del XVII (aunque con ciertas variaciones territoriales).

El barroco es un movimiento tanto artístico como cultural que surgió en el XVII cuando se superaron las ideas y los valores propios del Renacimiento. La crisis del neoplatonismo y unida a los avatares religiosos surgidos de Reforma y Contrarreforma terminaron por desembocar en nuevas corrientes filosóficas y artísticas más complejas, más conflictivas y contradictorias. En el campo del arte la simpleza y la pureza propias del Renacimiento dieron paso a un búsqueda más intensa de los recursos formales utilizados para la expresión artística.

Curiosamente, el término barroco no se aplicó al campo de la literatura hasta bien entrado el siglo XX. Tradicionalmente se entendía por barroco el conjunto de obras pictóricas, escultóricas y arquitectónicas de la etapa que hemos citado.

Hablando ya propiamente de literatura, donde con más claridad se aplicaron las ideas barrocas fue en la poesía. Los poetas barrocos del siglo XVII, en efecto, innovaron en la estructura de sus versos y formaron el terceto, el cuarteto, el soneto y la redondilla; todas estas estructuras son bien conocidas hoy en día. Al igual que la pintura, la escultura y la arquitectura, la literatura barroca se caracteriza por presentar una disposición formal ciertamente recargada.

Al contrario de lo que muchas veces se ha pensado, el barroco no supone una ruptura con el ideal artístico neoclasicista, sino una total intensificación de los recursos estilísticos de éste que contribuyan a la complicación ornamental y la exageración de la formal tratando de dirigirse siempre a los sentidos del espectador o lector. Eufuismo llamaron a ésto los ingleses, preciosismo los franceses, marinismo los italianos. Fue en realidad un movimiento artístico común a todo el Occidente, que pronto traspasó las fronteras del Atlántico y se plasmó en el arte colonial.

De todos los temas que ya había tratado la literatura renacentista, el barroco recoge los más negativos y tristes. Así, los poetas barrocos hablan de la fugacidad de la vida, la rapidez del paso del tiempo, la complejidad del mundo, etcétera. Donde antes había equilibrio y serenidad ahora hay fuerzas en conflicto y desestabilización. La literatura barroca tan sólo recoge el estado de ánimo de un mundo marcado por la ruptura religiosa y esos nuevos y desconocidos horizontes que veladamente se habrían paso: es la literatura de transición entre el sereno y equilibrado mundo medieval y el desconocido, veloz y atemorizante mundo moderno.