Lengua

Inicio Sintaxis Subordinadas adverbiales

Subordinadas adverbiales

Publicado por Aroa Plaza

Las oraciones subordinadas adverbiales pueden dividirse en dos grupos: las subordinadas adverbiales propias y las subordinadas adverbiales impropias.

adverbiales

Las subordinadas adverbiales propias son aquellas que pueden ser sustituidas por determinados adverbios. Dentro de las subordinadas adverbiales propias encontramos las subordinadas adverbiales de lugar, de tiempo y modo.

– Las subordinadas adverbiales de lugar hacen referencia a un lugar que guarda relación con la acción del verbo principal. Estas subordinadas se pueden sustituir por adverbios de lugar y realizan la función sintáctica de complemento circunstancial de lugar.

Ejemplo: Tus cosas están donde las encontraron > Tus cosas están allí.

Como se puede observas toda la subordinada adverbial ha sido sustituida por el adverbio de lugar “allí”.

El nexo principal de este tipo de subordinada adverbial es donde, que en ocasiones puede aparecer precedido de las preposiciones a, en, hacia, desde, de, hasta y por.

– Las subordinadas adverbiales de tiempo señalan el tiempo en el que se desarrolla la acción p del verbo principal. Estas subordinadas adverbiales podrán sustituirse por adverbios de tiempo y realizan la función sintáctica de complemento circunstancial de tiempo.

Ejemplo: Nos iremos cuando venga tu hermano >Nos iremos entonces.

En este caso, la subordinada adverbial de tiempo ha sido sustituida por el adverbio “entonces”.

Los nexos que se emplean con más frecuencia para encabezar subordinadas adverbiales de tiempo son: cuando, mientras o mientras que, apenas, tan pronto como, siempre que, a medida que.

– Las subordinadas adverbiales de modo explican cómo se ha producido la acción del verbo principal. Este tipo de subordinadas pueden sustituirse por adverbios de modo y realizan la función sintáctica de complemento circunstancial de modo.

Ejemplo: Haz las cosas como tú creas > Haz las cosas así.

El adverbio “así” ha servido en esta ocasión para sustituir la subordinada adverbial de modo.

Los nexos más relevantes de este tipo de subordinadas adverbiales son: como, como para, como si, según o según que, conforme.

Las oraciones subordinadas adverbiales impropias son aquellas que, a diferencia de las subordinadas adverbiales propias, no pueden ser sustituidas por adverbio alguno. En este tipo de subordinadas adverbiales incluiremos las subordinadas adverbiales de causa, de finalidad, las condicionales, concesivas, consecutivas y comparativas.

– Las subordinadas adverbiales de causa expresan el porqué de la acción del verbo principal. No pueden sustituirse por ningún adverbio y realizan la función de complemento circunstancial de causa.

Ejemplo: No vino porque tenía mucho trabajo

Los nexos característicos de este tipo de subordinadas son: porque, que, ya que, pues, puesto que, como (en los casos en que se puede sustituir por porque).

– Las subordinadas adverbiales de finalidad señalan el fin que persigue la acción del verbo principal. Nos son sustituibles por adverbios y realizan la función de complemento circunstancial de finalidad.

Ejemplo: Lo dijo para que te enfadaras.

Los nexos recurrentes en este tipo de subordinadas son: para que, a fin de que, a que, que, con vistas a que, con el fin de que, con el objeto de que.

– Las subordinadas adverbiales condicionales expresan una condición necesaria para el cumplimiento de la acción del verbo principal. No se sustituyen por adverbios y realizan la función de complemento oracional.

Ejemplo: Si lo cuentas, no confiaré más en ti.

Los nexos principales de este tipo de subordinadas adverbiales son: si, como (en los supuestos en que pueda sustituirse por si), a condición de que, siempre que, a menos que, en el caso de que.

– Las subordinadas adverbiales concesivas expresan la existencia de una dificultad en la realización de la acción del verbo principal. No se pueden sustituir por adverbios y realizan la función de complemento oracional.

Ejemplo: Aunque viniera a buscarme, no iría.

Los nexos más frecuentes son: aunque, aún cuando, si bien, a pesar de que, por más que.

– Las subordinadas adverbiales consecutivas se presentan como una consecuencia de la acción del verbo principal. No se sustituyen por adverbios y realizan la función de complemento oracional.

Ejemplo: No quiero verte, así que no vuelvas.

Los nexos propios de este tipo de subordinadas son: así que, por consiguiente, de tal modo que, luego, por lo tanto, conque.

– Las subordinadas adverbiales comparativas indican igualdad, inferioridad o superioridad respecto a la acción del verbo principal. No son sustituibles por adverbios y realizan la función de complemento oracional.

Ejemplo: Isabel tiene más libros que sus amigos (tienen).

Sus principales nexos son: Tan…que, como; más…que; menos… que.