Lengua

Inicio Figuras literarias Los recursos estilísticos por supresión

Los recursos estilísticos por supresión

Publicado por A. Cerra

En un post anterior nos dedicamos a presentaros los distintos recursos estilísticos basados en la adicción de palabras o expresiones. Pues bien, ahora seguiremos con otros recursos basados en todo lo contrario, la supresión de elementos en las oraciones.

De alguna forma, todos estos recursos se basan en la idea de que “menos es más”. Y aunque tu estilo a la hora de escribir no se base en este principio bastante minimalista, quizás sí que debas conocer estas ideas para redactar textos en los que hay que ser conciso o hay un límite de palabras o de caracteres.

Es decir, los recursos estilísticos por supresión nos sirven para centrarnos únicamente en las ideas centrales de nuestro discurso, y optamos por desechar los añadidos, las ideas colaterales y por supuesto lo superfluo. El objetivo no es otro que el que inspira la frase “lo bueno si breve, dos veces bueno”, una máxima del escritor español Baltasar Gracián, gran representante de la corriente barroca del conceptismo junto a Francisco de Quevedo.

Pero volvamos a la lengua española de hoy en día, la que tú puedes escribir utilizando este tipo de recursos estilísticos por supresión. ¿Cuáles son?

La elipsis. Se trata de omitir en tus oraciones una o varias palabras que en principio serían necesarias desde un punto de vista gramatical, pero que sin embargo son obvias en cuanto al significado. Ya avisamos que este recurso conlleva sus riesgos y no se ha de recurrir a él si tenemos dudas en cuanto a que sea comprensible su significado. Y desde luego, tampoco estaría bien visto que nuestro estilo fuera demasiado telegráfico.
Un ejemplo de este recurso sería: Tú irás a Londres, yo (iré) a California.

La adjunción o zeugma. Con este nombre tan complicado y extraño en realidad estamos presentando un recurso que consiste en usar una palabra que se vincula con dos o más miembros de toda la oración, y que por lo tanto no la repetimos cada vez. Por ejemplo: Carlos tiene 12 años, Andrea 10, Víctor 7 y José más que todos ellos juntos.

El asíndeton. Otra palabra rara que significa que eliminamos las conjunciones en una frase, para así darle dinamismo. ¿A qué nos referimos? A esto: No digo nada; (porque) no quiero equivocarme, (y además) no tengo ganas de hablar.

Bien, se puede observar que la elipsis, la adjunción o el asíndeton tienden a aportar rapidez a los textos. Algo que se suma a usar habitualmente frases cortas, enumeraciones e incluso los etc y los puntos suspensivos para ahorrarse palabras.

Categorías: Figuras literarias