Lengua

Inicio General El TDAH en la clase de lengua (II)

El TDAH en la clase de lengua (II)

Publicado por Aroa Plaza


Como ya anunciamos en el artículo de ayer, hoy en la sección de lengua de La Guía 2000, continuamos exponiendo cómo ha de ser la atención en el aula de los alumnos que poseen un trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) en la etapa de educación primaria.

diversidad

Continuaremos, pues, expresando las técnicas que el profesor puede emplear con este tipo de alumnos:

Técnicas de focalización de la atención:
– Aminorar el tiempo que ha de dedicar a una tarea concreta, organizándola en distintas fases o etapas, ya sea distribuyéndolas de forma espaciada en el tiempo o reduciendo la cantidad de tareas. Prima la frecuencia antes que la cantidad.
– Buscar actividades que concentren al alumno antes de enfrentarse a la tarea que ha de realizar.
– Preparar ejercicios que puedan despertar el interés del alumno.
– Intentar que a través del juego el alumno recuerde las rutinas y repase el trabajo realizado.
– Emplear marcadores del discurso que hagan referencia a los tiempos (ahora, después, etc.) y realizarle preguntas con frecuencia.

Además de llevar a la práctica estas técnicas, para centrar la atención, será necesaria la aplicación de diversas técnicas de modificación de conducta, para controlar su hiperactividad y posibles problemas de conducta que pueda presentar, como son:

Técnicas para reducir o eliminar las conductas no deseadas e instaurar e incrementar una conducta nueva:
– Uso de reforzadores, de recompensas apropiadas para el niño, cosas o actividades.
– No prestar atención a la conducta disruptiva.
– Sacar al alumno de situaciones conflictivas y suprimir durante un breve espacio de tiempo los privilegios y recompensas obtenidas.
– Controlar los malos comportamientos por medio de la sobre corrección.
– Establecer acuerdos entre el profesor y el alumno que necesiten del compromiso de los dos.
– Sin olvidar el uso paralelo y continuado de reforzadores sociales, gesto de aprobación, cometarios positivos, atención, etc., que irán sustituyendo progresivamente a las recompensas materiales.

Procedimientos de evaluación: ¿Cómo evaluar?
– Asegurarnos de que ha comprendido lo que se le pide.
– Adaptar y organizar el tiempo que necesita para hacer las pruebas.
– Procurar un espacio libre de distracciones que favorezcan su concentración.
– Valorar el esfuerzo, es decir el proceso, no exclusivamente el resultado.

Objetivos y contenidos ¿Cuándo y qué enseñar?

– Priorizar los objetivos y contenidos relacionados con:
– lectura y escritura.
– Ampliación de vocabulario.
– Sintaxis.
– Intención comunicativa.

Significativas:

Objetivos, contenidos y criterios de evaluación:
– Entrenamiento en “autoinstrucciones” en el aula: Programa “Pensar en voz alta”.
– Reformulación y temporalización fuera de ciclo se realizará en aquellas áreas en las que el alumno presente desfase curricular significativo.

Recursos personales:

Coordinación de todos los profesionales que trabajan con el alumno.

Recursos ambientales:

AESI-TDA.- Asociación Española para Estudio Interdisciplinar de los Trastornos por
Déficit de Atención.
ANSHA.- Asociación de niños con Síndrome de Hiperactividad y Déficit de Atención.

Recursos informáticos:

Juegos relacionados con la lengua para mejorar el vocabulario y la sintaxis: deformación de palabras, de unión de estructuras sintácticas, etc.

Esperamos que si has de enfrentarte como profesional a esta dura pero gratificante tarea, este artículo te sirva de ayuda. ¡Gracias por leernos!

Categorías: General