Lengua

Inicio General Síncopa

Síncopa

Publicado por Pablo

Las palabras, como ya sabemos, no son entidades invariables en el tiempo. Muy al contrario, la evolución de las lenguas hace que determinadas palabras se vayan modificando para adaptarse a los nuevos usos, las nuevas formas y las nuevas necesidades de los hablantes de una determinada comunidad. Así, unas lenguas prestan palabras o partes de palabras a otras, y a veces, simplemente, una palabra que en un determinado momento histórico se decía de una manera, poco a poco, va cambiando hacia una nueva forma.

sincopa

Por supuesto, existen multitud de fenómenos lingüísticos capaces de explicar este tipo de modificación. A veces una vocal se pierde, a veces una palabra pierda su sílaba inicial y otras veces ocurre lo propio con la sílaba final. En determinadas ocasiones, una palabra pierde una sílaba, o una letra intermedia. Eso es precisamente lo que vamos a tratar de explicar en este artículo.

El fenómeno al que nos referimos se conoce por el nombre de síncopa. La síncopa, así, puede definirse como la supresión de uno o varios fonemas en el interior de una palabra. Es por lo tanto el mismo proceso que ocurre con la aféresis, con la excepción de que, en aquel caso, la pérdida se producía al principio de la palabra, y no en su interior.

Para entenderlo bien, podemos tomar una palabra proveniente del latín que haya pasado al español. Pensemos en “comparare”, que el tiempo y el uso han terminado por convertir en nuestra moderna palabra “comprar”. Al margen de la evolución de la terminación verbal (de “are” a “ar”), esta palabra ha perdido su vocal intermedia entre la “p” y la “r”. Eso es lo que denominamos una síncopa.

Por supuesto, existen diferentes variedades de síncopa. Así, el fonema que termina desapareciendo puede ser una vocal (como en el citado “comparare”, o como en “collocare”, que terminó siendo “colgar”), o puede ser una consonante (como por ejemplo en “integrum”, cuya “g” se desvaneció cuando pasó a ser “entero”). A veces pueden desaparecer incluso sílabas completas (como ocurrió con la vieja “recitare”, que terminó siendo “rezar”).

En épocas más modernas también existen síncopas lingüísticas. Podemos pensar en la palabra “Navidad”, una acortación de la más larga “Natividad”.

También existen síncopas cuando, por ejemplo, el habla coloquial termina eliminado la “d” en posición intervocálica, y decimos “comprao” o “colgao” en lugar de “comprado” y “colgado”.

La mayoría de los lingüistas están de acuerdo en que la síncopa ha sido uno de los procesos más importantes en la larga evolución del latín a las lenguas romances y al español contemporáneo. Sin embargo, es indudable que la propia síncopa se ha mezclado en muchas ocasiones con otros procesos similares, como el apócope, la aféresis y la epéntesis.

Categorías: General