Lengua

Inicio Gramática, Pronombres Pronombres reflexivos

Pronombres reflexivos

Publicado por Pablo

pronreflexivos“Un pronombre es una palabra que sustituye a un nombre en una oración”. Esta es, sin duda, la definición de pronombre que podría repetir cualquier colegial, pues ha sido la más enseñada y reproducida durante mucho tiempo. Fue la definición paradigmática mantenida por la gramática tradicional, aunque en nuestros días, sin embargo, la definición que los gramáticos más modernos tienden a enseñar y a incluir en sus publicaciones es otra. Estos prefieren definir el pronombre como “el núcleo sintagmático de un sintagma determinante”, y esta es la definición que debemos considerar como válida a partir de ahora.

La deíxis es la propiedad que hace de los pronombres un tipo de palabra sumamente particular. Para poder existir de forma gramatical, esto es, para poder hacerse presentes en una oración, los pronombres necesitan de un antecedente. Por poner un ejemplo: al contrario de los pronombres, cuando empleamos un sustantivo, o un verbo, no necesitamos referirnos a algo que ya haya aparecido en la oración. Estas palabras tienen lo que se denomina un referente fijo, o lo que es lo mismo, cuentan con un contenido semántico propio que no depende de otras. En otras palabras, podemos hacer una oración que diga “la mesa es roja”, pero no podemos decir “aquella es roja” si no sabemos cuál es “aquella”.

Ese antecedente que se requiere para que los pronombres puedan desempeñar su función puede ser tanto explícito (al que también podemos llamar sintáctico), si aparece en la oración, como tácito (al que también podemos llamar discursivo) si no lo hace y hemos de imaginarlo por el contexto.

Como cualquiera puede imaginar, no existe un único grupo de pronombres, sino que existen diferentes tipos y variedades. Hoy vamos a ocuparnos especialmente de los pronombres reflexivos.

Un pronombre reflexivo es un tipo de palabra que “refleja” (y de ahí su nombre) la acción verbal de vuelta hacia el sujeto. Por lo tanto, este tipo de pronombres son los que permiten dejar claro que el sujeto que realiza la acción es también quien la recibe; es el mismo.

En realidad, los pronombres reflexivos llevan la deíxis hasta su límite. Éstos no requieren un antecedente en cualquier lugar de la oración, sino que lo necesitan en su entorno sintáctico inmediato, y al contrario de los demás, su antecedente no puede ser discursivo (o tácito) sino que ha de ser sintáctico (o explícito).

Los pronombres reflexivos son los siguientes: “me”, “te”, “se”, “nos” y “os”. Son los que aparecen en oraciones como:

“Laura se peina”

“Juan se está arreglando”

“Pepe se cayó y se hizo daño”