Lengua

Inicio Libros, Literatura Papeles póstumos del Club Pickwick de Dickens

Papeles póstumos del Club Pickwick de Dickens

Publicado por A. Cerra

Dickens está considerado como el gran narrador de la novela en lengua inglesa. Y por esa razón, en muchas ocasiones se han establecido paralelismos entre su figura y la de Miguel de Cervantes, si bien con la separación siglos que hay entre ambos. Ya que si el español vivió entre 1547 y 1616, Charles Dickens es un autor del siglo XIX que vivió entre 1812 y 1870.

Pues bien entre toda la amplia producción dickensiana con obras tan aclamadas como Oliver Twist o Cuento de Navidad, ningún otro relato está tan relacionado con la obra maestra cervantina como Papeles póstumos del Club Pickwick.

Y es que no es difícil encontrar similitudes entre ese libro y el Quijote. Para comenzar porque la obra la concibe como una enorme parodia de un género muy exitoso en Inglaterra y que ya no estaba tan de moda por entonces. Era la novela del siglo XVIII de tono moralista. Además Dickens en su parodia incluye también el lenguaje de ese estilo, y por momentos nos puede parece que estamos escuchando a un abogado que abusa de la jerga legal.

Otro parecido con el Quijote es que de alguna forma también es una obra surgida por el azar. En principio, Dickens había recibido en 1836 el encargo de escribir en una publicación mensual un relato por entregas. Un texto que debía ser de tono humorístico y que habían de acompañar unas determinadas ilustraciones. Hay que recordar que la publicación por entregas fue una constante en muchos de los grandes libros de Dickens.

Sin embargo, cambió la idea cuando el dibujante se suicidó y fue sustituido por otro, llamado Phiz y que desde entonces iba a ilustrar varios libros suyos. El caso es que le dio un giro a la trama y es el relato que podemos leer hoy.

En los Papeles póstumos del Club Pickwick el protagonista es un hidalgo idealista (también como el Quijote) que en su afán filantrópico busca viajar para descubrir y observar las costumbres de la gente. Por supuesto también va con su propio Sancho Panza, que en este caso se llama Sam Weller, y que es un carácter que le da contrapeso, y a veces hasta le resta protagonismo.

La aparición de este personaje, que no salía al principio, es una buena muestra de cómo iba escribiendo la obra Dickens, ya que cuando apareció Sam Weller aumentaron considerablemente las ventas, y por eso se mantuvo y fue ganando en importancia.

Y aún hay otro paralelismo con la gran obra de Cervantes, y es que Dickens también va intercalando, distintas narraciones en la general, en la que incluso cambia su estilo, siempre de gigantesca categoría. En fin, que estamos hablando de dos grandes genios de la historia de la literatura, y como suele ocurrir, entre los verdaderos artistas siempre hay vínculos que los unen.

Categorías: Libros, Literatura