Lengua

Inicio Literatura Literatura española

Literatura española

Publicado por Pablo

literatura-espanola.jpgEntendemos por literatura española todo el conjunto de textos literarios escritos en España, o por autores españoles en idioma español o en cualquiera de sus dialectos escritos (gallego, vasco, catalán). En un sentido más amplio, se puede considerar también parte de la literatura española la literatura hispanoamericana producida en la época colonial, la literatura judeo-española y la literatura arábigo-española, aunque estés escritas en latín, hebreo o árabe. Así pues, la literatura española abarca un enorme conjunto de textos desde un punto de vista temporal y espacial.

No obstante, es a partir de la Edad Media cuando realmente se puede hablar de una literatura propiamente española, pues hasta entonces se entiende que coexistían una lírica y una época cuya lengua vehicular era el latín.

Las jarchas, unas brevísimas composiciones líricas de carácter amoroso, que se escribían en un árabe vulgar o a veces en la lengua romance de los mozárabes, se consideran el primer ejemplo de literatura española.

Las obras más importantes de la época inmediatamente posterior se agrupan en el llamado Mester de Juglaría, en el que entran los cantares de gesta (como el Mío Cid, tal vez el más conocido). Más adelante y por oposición a éste nace el Mester de Clerecía, más culto y refinado, cuyo mayor exponente es Gonzalo de Berceo.

La literatura española medieval concluye con dos grandes autores: Jorge Manrique, con sus Copias a la muerte de su padre, y Fernando de Rojas, con su novela La Celestina.

Miguel de Cervantes, Mateo Alemán, Alonso de Ercilla, Fancisco de Quevedo, Luis de Góngora, Baltasar Gracían, Lope de Vega, Tirso de Molina y Pedro Calderón de la Barca forman justo después, durante el Barroco, el grupo de máximos representantes del llamado Siglo de Oro de las letras españolas. En particular, Cervantes, con su obra el Quijote de la Mancha, legó a la literatura española su obra más formidable, que sigue siendo hoy considerada como una de las mejores obras literarias de la historia. La rivalidad poética entre Quevedo y Góngora, así como el teatro de Lope, confirmaron esta época de esplendor literario que, paradójicamente, coincidió con el comienzo de la decadencia del Imperio Español.

Hasta la Generación del 68, en el siglo XIX, no contó España con un grupo de literatos de tan alto nivel. Alarcón, Pereda, Pérez Galdós y Alas Clarín son testigos de la toma de conciencia de España de que ha dejado de ser una potencia, y este pesimismo se termina reflejando en su obra.

Más adelante, la Generación del 98 terminará este proceso asumiendo la pérdida de las últimas colonias, para dar paso a otra generación, el Novecentismo, liderada por Ortega y Gasset e impulsada por un nuevo optimismo nacido en el cambio de siglo. La Generación del 27, liderada por Alberti y García Lorca, heredó parte de ese optimismo, aunque su afán revolucionario se vio frenado por la irrupción de la Guerra Civil y el franquismo.