Lengua

Inicio Literatura Novela idealista II

Novela idealista II

Publicado por Aroa Plaza

parejamora

Ayer iniciamos el tema de la novela idealista escrita durante la época del Renacimiento. Recordemos, pues, que existían varios tipos de novela: novela de caballerías, novela bizantina, novela pastoril y novela morisca. En el artículo de ayer desarrollamos los dos primeros tipos (puedes consultar esta información pinchando en el siguiente enlace: Novela idealista) y hoy es el turno de los dos últimos. Así que, sin más dilación, comencemos:

3. Novela pastoril.

En el contexto de la literatura cortesana, este tipo de novela acapara los gustos de los lectores y centra la tradición narrativa anterior a este momento. Además, esta novela bebe de diversas fuentes que aportan distintos rasgos a su configuración como subgénero; por ejemplo, la poesía de los clásicos con poetas como Virgilio con sus Bucólicas o Teócrito con Idilios; así como la italiana del Renacimiento con autores como Giovanni Boccaccio o Iacopo Sannazaro, escritor, este último, que en el siglo XV define las características de este tipo de novela con su Arcadia.

Podemos señalar como características propias de la novela pastoril del Renacimiento los siguientes aspectos:

a) Importancia del diálogo como forma de expresión donde se mezclan poesía y prosa.

b) El tema del amor se convierte en el tema central de la novela, visto siempre desde una perspectiva neoplatónica e idealista.

c) la acción transcurre en una naturaleza apacible, estática e idealizada como ocurría en la poesía bucólica de los clásicos.

d) Los personajes principales de la narración eran dos pastores de carácter refinado, en los que tras nombres que recuerdan a las lenguas de la Antigüedad podían esconderse personajes de la realidad. Mediante el diálogo estos pastores se contaban el uno al otro de modo intimista y artificioso las desventuras y padecimientos provocados por el amor.

e) La acción de la obra normalmente se desarrolla de manera pausada llegando a su final por mediación del elemento mágico.

En el siglo XVI, las novelas de esta clase que alcanzaron mayor éxito Los siete libros de Diana del escritor Jorge de Montemayor y su continuación Diana enamorada , escrita por Gaspar Polo Gil. Otros nombres que resuenan con fuerza en esta literatura son los de los geniales escritores Miguel de Cervantes y Lope de Vega; el primero de ellos con la obra La Galatea, del año 1585, y el segundo con la novela titulada La Arcadia, de 1598.

4. Novela morisca.

Ya para terminar este tema, revisamos los aspectos fundamentales de la novela morisca. Otra de las figuras que despierta interés como personaje de novelas es la del caballero musulmán, ya que todavía se sentían cercanas las últimas pugnas en torno a la ciudad de Granada. Anteriormente, la idealización de la figura del moro como héroe caballeresco ya había sido tratada en los romances fronterizos; pero en siglo XVI, a este protagonista le rodeará un ambiente caracterizado por el lujo y el exotismo oriental donde se producirán toda clase de peripecias amorosas que encuentran un sinfín de obstáculos. Las novelas españolas de este tipo que alcanzaron mayor fama fueron la Historia del Abencerraje y la hermosa Jarifa, de autor desconocido, y Guerras civiles de Granada, del autor Ginés Pérez Hita.