Lengua

Inicio Literatura Ortega y Gasset

Ortega y Gasset

Publicado por Aroa Plaza

imagesVTTVEL6NSe ha considerado a Ortega y Gasset como el guía de la Generación del 14. Nació en la capital de España, Madrid, en el año 1883 y cursó estudios en el colegio jesuita de Miraflores del Palo en la provincia de Málaga. Se licencia en Filosofía y Letras en la Universidad Central de Madrid, se doctora, y prosigue sus estudios en Alemania. Todos estos conocimientos le llevarán a ocupar, en el año 1911, una cátedra de Metafísica en su ciudad natal. Junto a la actividad docente, Ortega desempeñará otras actividades culturales como las que realiza en la revista España, el periódico El Sol o en Revista de Occidente. Del lado de la república funda una Agrupación al servicio de esta y escribe su manifiesto. Más tarde será diputado a Cortes y se aleja de la reciente República por no ser lo debería ser, y así lo manifiesta en un artículo llamado Rectificación de la República.

En el momento en el que se inicia la guerra, Ortega, que había firmado ese manifiesto republicano, ha de esconderse y huir de España. Cuando vuelve al país en el año 1945 no recupera su cátedra y se dedicará a la presidencia del Instituto de Humanidades y a dar conferencias y publicar. La muerte le llegará en el año 1955 en la misma ciudad que le vio nacer.

Ortega y Gasset ha hecho grandes aportaciones a la filosofía y a la literatura: su teoría de las generaciones, la noción de perspectiva, su visión sobre el arte vanguardista, sus ideas sobre la novela y el teatro, estudios sociológicos, interpretaciones sobre la historia de España, etc.

Centrándonos en las obras que guardan relación con el género novelístico podemos citar las siguientes:

En Meditaciones del Quijote, del año 1914, Ortega nos presenta a ese hombre que no se conforma con la realidad y quiere cambiarla a toda costa, cueste lo que cueste. En ella, aparece además un tratado sobre la novela que será rematado posteriormente en el año 1925 en Ideas sobre la novela, donde habla del valor de los detalles para la constitución de la nueva novela.

En 1925, aparece La deshumanización del arte, obra en la que Ortega, a pesar de su poco interés por el arte vanguardista, intenta analizarlo y entenderlo. Estas nuevas tendencias artísticas están dirigidas a una minoría, el arte se deshumaniza, en gran parte a través de la metáfora, y la emoción desaparece. La novela del momento seguirá esta línea orteguiana dirigida a una pequeña parte de la sociedad, falta de realismo, irónica, impopular y trivial.

Quizá sea la breve y concisa obra El tema de nuestro tiempo, la que exprese más claramente el pensamiento de este autor. En ella, Ortega afirma que el racionalismo defiende la idea de que la objetividad es posible y el relativismo sostiene la imposibilidad del conocimiento y añade una tercera opción, aquella en la que se eligen algunos elementos de la realidad y se desechan otros. Habla así de las distintas y exclusivas perspectivas desde las que se puede observar el mundo y de cómo su unión puede proporcionar una visión global.