Lengua

Inicio Literatura Poesía popular y tradicional del siglo XV

Poesía popular y tradicional del siglo XV

Publicado por Aroa Plaza

Juglar

En el artículo de hoy nos ocuparemos de revisar las características propias de la poesía popular y tradicional del siglo XV. Junto a un tipo de poesía de carácter culto existe una poesía popular, que en muchas ocasiones alcanza el mismo grado de calidad que la culta e, incluso, a veces influye en ella. Esta poesía se enmarca dentro del folclore del pueblo al igual que las fiestas, las costumbres, el refranero, etc. Este tipo de literatura representa el saber y la tradición del pueblo español.

Una vez dicho esto, veamos cuáles son las principales características de la literatura popular y tradicional del siglo XV en España. Comencemos:

1. Transmisión oral.

La literatura popular y tradicional se transmitía de forma oral, pasaba de unas generaciones a otras de boca en boca y poco a poco se iban introduciendo variaciones en los poemas. Actualmente, la costumbre de transmitir de modo oral la literatura se ha ido perdiendo y ha sido la palabra escrita la que se ha convertido en la portadora del saber, pero hemos de tener en cuenta que en el siglo XV la oralidad fue fundamental para transmitir hermosas composiciones y hacerlas perdurar a lo largo del tiempo.

2. Brevedad.

Los poemas populares y tradicionales normalmente son breves. Una de las causas de su brevedad es el carácter oral citado anteriormente; ya que debían ser recordadas de memoria y transmitidas a viva voz no podían ser composiciones muy extensas. Para ser captadas con facilidad, estas poesías eliminan todo lo intranscendental y condensan toda la información.

3. Sencillez.

La poesía oral de este siglo no busca el artificio y los versos son sencillos tanto en el contenido como en la forma. Dada su espontaneidad y oralidad su elaboración no puede ser demasiado compleja; y de este modo, el pueblo puede expresar de forma rápida y eficaz su sentir general. A priori, esta sencillez podría hacer pensar que esta poesía podría resultar insulsa o poco interesante, pero es la misma simplicidad la que la dota de una gran efectividad poética llegando fácilmente a los oyentes.

4. Anonimia.

El autor de este tipo de poesía es anónimo. En ocasiones, se ha dicho que el autor de la poesía popular podría ser una colectividad, pero resulta difícil pensar que un grupo amplio de personas pudiera crear poemas de forma espontánea y, hoy en día, se prefiere hablar de un autor creador que transmite todo el sentir de un pueblo. Posteriormente, estas composiciones irán siendo reelaboradas por otros individuos dado su carácter oral. Su carácter anónimo nos muestra cómo lo importante no era la fama del autor sino la poesía en sí misma, que se consideraba un bien de la comunidad.

5. Variabilidad.

Como hemos venido diciendo a lo largo de este artículo, la poesía popular y tradicional del siglo XV no es estática y va variando a lo largo del tiempo como consecuencia de su carácter oral. Es por esto, por lo que podemos encontrar distintas versiones o variaciones de un mismo poema. Se trata pues de una poesía que evoluciona.