Lengua

Inicio Literatura Vicente Blasco Ibáñez

Vicente Blasco Ibáñez

Publicado por Aroa Plaza


Este escritor de familia modesta nace en la ciudad de Valencia en el año 1867, donde en su juventud comenzaría los estudios de Derecho para abandonarlos posteriormente y trasladarse a Madrid. Una vez instalado en la capital española, se relaciona con el escritor Manuel Fernández y González, quien lo iniciará en la escritura de novelas de folletín.

BlascoIbaez-Entrenaranjos-2

Durante los años que pasó en Madrid, Blasco Ibáñez desarrolla una intensa actividad política a favor del bando republicano. Debido a esto pasó varías veces por prisión y finalmente acabó en el exilio en Francia hacia el año 1890. Un año más tarde regresaría a España y concretamente a su ciudad natal, allí se caso con María Blasco de Cacho, su prima, y tuvo cuatro hijos. En esta época, además, fundaría el diario El Pueblo; en él, Blasco Ibáñez vertía sus ideas acerca de la necesidad de defender a los más desfavorecidos, lo que le supuso no pocos conflictos. A finales de la década de los noventa, el escrito entró a formar parte de las Cortes representando a su ciudad como diputado. Posteriormente viajaría a Argentina, lugar del que regresaría en 1914 al inicio de la Primera Guerra Mundial, posicionándose del lado de los aliados. Algunas de sus obras fueron traspasadas a la gran pantalla gozando de un notable éxito en Estados Unidos, país que el autor visitaría en aquella época. Después de la muerte de su mujer contraerá matrimonio por segunda vez con Elena Ortúzar Bulnes y pasará unos años en el sur de Francia hasta la llegada de su muerte en el año 1928.

Su obra es amplia y diversa, se atrevió con el periodismo, el teatro, el ensayo y la novela y tuvo un gran éxito fuera de las fronteras españolas. Dentro de esta variedad, las novelas son los textos que más se conocen de este autor y, sobre todo, aquellas que escribió durante la época en la que vivió en Valencia. Alguno de esos títulos son: Arroz y tartana, que tiene como protagonista a la burguesía de la ciudad valenciana; Flor de mayo, en la que el escritor refleja la vida de los pescadores de su tierra; y La barraca, donde habla de la huerta de Valencia. Esta serie de novelas se insertan en la literatura naturalista que se desarrolla en la época; esto podemos verlo, principalmente, en el uso de detalles expresivos para describir los ambientes en los que los personajes sufren enfrentamientos debido a las diferencias existentes entre las distintas clases sociales y en la distancia con la que Blasco Ibáñez trata los temas de sus novelas . Es conveniente, además, destacar otros títulos que dan nombre a novelas coloridas llenas de sensualidad como son Cañas y barro y Entre naranjos.

En los primeros años del siglo XX la obra de Blasco Ibáñez comienza a presentar algunos cambios y se decanta por un naturalismo más político y se muestra más cercano a posturas republicanas y anticlericales. Algunas de estas obras son La catedral, El intruso, Sangre y arena y La horda.

La fama internacional le llegará esencialmente con obras de temática bélica como Los cuatro jinetes del apocalipsis o Mare Nostrum, donde la calidad literaria desciende consideradamente. Al final de su vida, se sentirá atraído por la novela de corte histórico que resalta las aportaciones de España al mundo como observamos en El papa del mar y en En busca del Gran Kan.

Categorías: Literatura