Lengua

Inicio Gramática Ejercicios: conjunciones y determinantes

Ejercicios: conjunciones y determinantes

Publicado por Aroa Plaza


El espacio de hoy lo dedicamos a la práctica de dos tipos o clases de palabras como son las conjunciones y los determinantes. Para este fin, te presentamos un texto en el que tendrás que localizar todas aquellas conjunciones y determinantes que se encuentren en él. En la solución encontrarás las conjunciones en negrita mientras que los determinantes aparecerán entre comillas. ¡Adelante!

imagesCA826ZLH

Texto:

El pensamiento formal se desarrolla a partir de los 11 años y su propiedad más relevante es la distinción entre el mundo de lo real frente al mundo de lo posible.
De este modo, es en la adolescencia el ser humano comienza a elaborar razonamientos de mayor complejidad y cuenta con un número mayor de opciones a la hora de resolver las distintas situaciones que se presentan en su vida. Pueden razonar por hipótesis y comprobar qué sucedería si estas fueran acertadas.
Las características que describen el pensamiento formal son:
1. El concepto de realidad como un subgrupo de lo posible.
El adolescente puede prever situaciones, trascender los datos reales presentes debido a que puede imaginar situaciones posibles. Es capaz de precisar que un aspecto de la realidad determinado, puede deberse a un conjunto de factores. Gracias a esto, el adolescente puede, por ejemplo, relacionar una obra pictórica con las principales características del movimiento artístico al que pertenece dicha obra.
2. El carácter hipotético-deductivo.
En este período es cuando las abstracciones sencillas que los alumnos llevaban a cabo en momentos anteriores pueden cobrar forma de hipótesis. Por tanto, además, tendrá la capacidad de razonar de forma deductiva señalando qué consecuencias tienen los actos en la realidad.
Así por ejemplo, a través del pensamiento hipotético-deductivo el adolescente podrá construir su escala de principios y valores descubriendo cuál es el principio o valor que se esconde detrás de las normas y pronunciarse entonces a favor o en contra de ellas.
3. El carácter proposicional.
Cuando se piensa o se razona sobre algo, el trabajo que se realiza con el intelecto no se realiza con objetos de la realidad, sino que también se hace con representaciones de esos objetos. Expresan las hipótesis a través de sus representaciones y por medio de enunciados. El vehículo para esas representaciones es el lenguaje que desempeña una labor de gran importancia en el pensamiento formal. Así, utilizará proposiciones del tipo “Si…entonces…”.

Solución:

“El” pensamiento formal se desarrolla a partir de “los” 11 años y “su” propiedad más relevante es “la” distinción entre “el” mundo de “lo” real frente al mundo de “lo” posible.
De “este” modo, es en “la” adolescencia cuando “el” ser humano comienza a elaborar razonamientos de mayor complejidad y cuenta con “un” número mayor de opciones a “la” hora de resolver “las” distintas situaciones que se presentan en “su” vida. Pueden razonar por hipótesis y comprobar qué sucedería si estas fueran acertadas.
“Las” características que describen “el” pensamiento formal son:
1. “El” concepto de realidad como “un” subgrupo de “lo” posible.
“El” adolescente puede prever situaciones, trascender “los” datos reales presentes debido a que puede imaginar situaciones posibles. Es capaz de precisar que “un” aspecto de “la” realidad determinado, puede deberse a “un” conjunto de factores. Gracias a esto, “el” adolescente puede, por ejemplo, relacionar “una” obra pictórica con “las” principales características del movimiento artístico al que pertenece dicha obra.
2. “El” carácter hipotético-deductivo.
En “este” período es cuando “las” abstracciones sencillas que “los” alumnos llevaban a cabo en momentos anteriores pueden cobrar forma de hipótesis. Por tanto, además, tendrá “la” capacidad de razonar de forma deductiva señalando “qué” consecuencias tienen “los” actos en la realidad.
Así por ejemplo, a través del pensamiento hipotético-deductivo “el” adolescente podrá construir “su” escala de principios y valores descubriendo cuál es “el” principio o valor que se esconde detrás de “las” normas y pronunciarse entonces a favor o en contra de ellas.
3. “El” carácter proposicional.
Cuando se piensa o se razona sobre algo, “el” trabajo que se realiza con “el” intelecto no se realiza con objetos de “la” realidad, sino que también se hace con representaciones de “esos” objetos. Expresan “las” hipótesis a través de “sus” representaciones y por medio de enunciados. “El” vehículo para “esas” representaciones es “el” lenguaje que desempeña “una” labor de gran importancia en “el” pensamiento formal. Así, utilizará proposiciones del tipo “Si…entonces…”.

Categorías: Gramática