Lengua

Inicio Gramática, Lingüística Gramática funcional

Gramática funcional

Publicado por Pablo

gramatica-funcional.jpg La gramática estudia el modo de empleo de las palabras, los sintagmas y las oraciones, pero este campo de estudio, como cualquier otro, puede abordarse desde presupuestos y valores muy distintos. Es por ello que a lo largo de la historia han ido surgiendo diferentes escuelas de análisis gramatical que han aportado, a su vez, nuevas perspectivas al ámbito de la lingüística.

Uno de estos modelos es el de la llamada gramática funcional, que nació a finales de los setenta (siglo XX) de la mano del holandés Simon C. Dik. La gramática funcional, que se basó inicialmente en la gramática valencial de Lucien Tesnière, se llama así porque se asienta en la idea de que, siendo la lengua un instrumento social, la labor de la gramática debe ser la de descubrir y comprender el uso que se hace de ella en las interacciones sociales. Así, la labor de la gramática funciona es estudiar cómo funcionan y se relacionan las palabras, los sintagmas, las oraciones en función tanto del contexto como de las distintas situaciones comunicativas.

Tanto el nombre como la forma de abordar el estudio emparentan directamente a la gramática funcional de Dik con la más amplia corriente del funcionalismo lingüístico. No obstante dentro del funcionalismo existen múltiples perspectivas que difieren en cómo definen el concepto -clave- de función. Para Dik, función es siempre relación, y así, por ejemplo, el el problema lingüístico de la voz no es más que una variación entre la asignación de la función sujeto y la función objeto en base a la situación del hablante.

La gramática funcional se opuso fuertemente a otras escuelas de interpretación, como la gramática estructura y la gramática generativa. Consideran los funcionalistas que dichas corrientes conceden excesiva relevancia a las cuestiones de las categorías, es decir, a las que requieren de las propiedades intrínsecas. En lugar de eso, la gramática funcional focaliza su interés e las cuestiones funcionales, o lo que es lo mismo, en las relaciones entre los constituyentes dentro de la oración. De esta manera una misma categoría gramatical (sea un sustantivo, verbo, etc.) puede desempeñar funciones diferentes en función de cuál sea el contexto, funciones que se aplican a tres niveles distintos: semántico, sintáctico y pragmático.

La expresión de la lengua sucede, en opinión de los funcionalistas, en un predicado subyacente que forman expresiones referenciales insertos en estructuras. El predicado es la expresión, o codificación, lingüística de una situación dada.