Lengua

Inicio Gramática Las preposiciones

Las preposiciones

Publicado por Pablo

Las preposiciones sirven, fundamentalmente, para hacer funcionar el engranaje del idioma, para articular y unir unos elementos con otros. Por ejemplo, una preposición que precede a un nombre (o a un infinitivo sustantivado) lo convierte automáticamente en complemento de otro nombre:

preposiciones.jpg

El martes pasado fui [a casa] [de mi novia]

O bien puede convertir a un sintagma en complemento de un adjetivo

Estaba deseoso [de llegar]

O de un verbo

Aunque finalmente se cansó [de esperarla]

Así, las preposiciones actúan como un aceite que hace funcionar un engranaje. Sin ellas, los diferentes sintagmas que conforman una oración parecerían desarticulados: no conoceríamos, en realidad, la relación entre unos y otros.

Sin embargo, las preposiciones contienen un rico mundo interior. Son bastantes, aunque su número es cerrado y es posible conocerlas todas, al contrario de lo que ocurre con los verbos o los sustantivos. De hecho, en la escuela los niños suelen aprender de memoria la lista completa de preposiciones del lenguaje, que hasta no hace mucho solía ser esta:

A, ante, bajo, con, contra, de, desde, en, entre, hacia, hasta, para, por, según, sin, so, sobre y tras.

Sin embargo, los gramáticos han ido añadiendo y eliminando algunas nuevas. No es que se descubran preposiciones como se descubren nuevos materiales o seres vivos, sino más bien que la aparición de nuevas teorías y usos de la lingüística ha ido exigiendo progresivas revisiones y algunos gramáticos han empezado a considerar preposiciones ciertas palabras que antes no lo eran. A grandes rasgos, podemos decir que la lista ha quedado como sigue:

A, ante, bajo, cabe, con, contra, de, desde, en, entre, hacia, hasta, para, por, según, sin, so, sobre, tras, durante, mediante, menos, salvo, incluso, excepto, pro y vía.

En cualquier caso, aunque podemos sabernos de memoria la lista completa de preposiciones que existen en nuestra lengua, suele ser bastante más difícil saber detalladamente qué preposición se usa en cada situación gramatical. Y aquí está la mayor riqueza y la mayor dificultad que encierran estas palabras. En efecto, determinados verbos exigen un preposición concreta (son los llamados verbos de régimen). Y ciertas expresiones gramaticales exigen la inclusión de una preposición u otra.

En esto, los hablantes menos experimentados, incluso algunos que deberían dar ejemplo con el uso del lenguaje, suelen cometer bastantes errores. Por ejemplo, en el lenguaje de la prensa deportiva, cuando dos equipos van a enfrentarse en un partido, suele decirse: “El Real Madrid se mide al Valencia”, cuando en realidad el verbo “medir” exige la aparición de la preposición “con”, siendo la forma correcta “El Real Madrid se mide con el Valencia”.

Categorías: Gramática