Lengua

Inicio Gramática Sujeto histórico

Sujeto histórico

Publicado por Pablo

sujetohistoricoEl sujeto histórico no está directamente relacionado con la gramática, a la manera en que sí lo están los demás sujetos que hemos estado tratando en La Guía de Lengua, como el sujeto expreso, el tácito, el simple, el compuesto o el morfológico.

En realidad, el sujeto histórico es un concepto o una idea surgida del estudio de la historia, pero que, como todos los demás sujetos, está directamente relacionado con la persona que realiza una acción. Sólo que, en este caso, en lugar de ser una persona gramatical, estamos hablando de una persona o de un agente histórico. La idea es que, a grandes rasgos, existen “sujetos” que pueden ser personas individuales, conjuntos de personas, instituciones o incluso entidades sobrenaturales, que “hacen” la historia, es decir, que impulsan los cambios y las actuaciones que mueven al conjunto de la humanidad a lo largo de la misma, de una etapa a otra.

En tal caso, hemos de comprender que si bien la parte “histórica” de este concepto es nueva para nosotros, no ocurre lo mismo con la parte “personal”. El sujeto del “sujeto histórico” también proviene del vocablo latino subiectus y también tiene que ver con la persona que realiza algún tipo de acción. También es hermano de las palabras subjetividad y subjetivo.

Como no podía ser menos tratándose de un concepto de tanta enjundia, existen diferentes aproximaciones al sujeto histórico. Una de las más antiguas es la visión providencialista, para quien el sujeto histórico es Dios, quien diseña y ejecuta las acciones de una historia que se entiende como el camino para la salvación del hombre. No es sin embargo Dios el único sujeto providencialista. También las visiones nacionalistas y las relacionadas con la supremacía racial identifican a la nación o a la raza como sujetos y hacedores de la historia.

La visión individualista, por su parte, identifica a hombres extraordinarios, en algunos casos caracterizados como héroes, como los verdaderos sujetos de la historia. Según esta visión, son las grandes hazañas de estas personas las que mueven al resto y hacen avanzar la historia.

En los mismos términos se expresa la visión institucionalista, para la que los sujetos de la historia son las grandes instituciones creadas por los hombres, tales como la Iglesia Católica o los grandes Imperios y Estados (como el Romano, la Monarquía Absoluta, o los modernos Estados Nación).

Otra visión más moderna es la promulgada por la microhistoria, que tiende a buscar en sujetos aparentemente intrascendentes o anónimos a los verdaderos sujetos de la historia, transmisores de conocimientos y de la herencia cultural que permite a las sociedades dar de cuando en cuando grandes saltos evolutivos.