Lengua

Glosemática

Publicado por Pablo

Glosemática es una teoría lingüística que tiene como objetivo estudiar, para hacer explícitas, las intuiciones profundas anunciadas en las teorías de Saussure. Fue elaborada por el danés Louis Hjelmslev.

La glosemática es una teoría de tipo formalista, que busca la descripción formal de los hechos de la significación (no por ello renunciando al contenido). En el ámbito de los estudios lingüísticos, esta teoría se decanta por estudiar la forma y no tanto por centrarse en la función, como sí hacen otras corrientes de análisis lingüístico y gramatical.

glosematica.jpg

Partiendo de la base de que todo lenguaje no es sustancia sino forma, y que toda lengua es tanto expresión como contenido; la glosemática extiende las ideas de Saussure en la exploración del contraste entre forma y sustancia; Hjelmslev entiende que toda unidad lingüística existe independiente tanto del sonido como del sentido. Para poner a prueba su teoría, el danés rechazó el principio de oposición y desarrolló la vieja idea sausseriana que promulgaba la imposibilidad de la unidad lingüística de definirse a sí misma.

Así, la lengua es forma y no sustancia en tanto sus unidades se definen por reglas que se pueden combinar. Las unidades son como los símbolos de un sistema cuya relación viene establecida de antemano por reglas explícitas de funcionamiento. Donde Saussure veía dos niveles de estructuración, Hjelmslev percibe tres; a la sustancia de Saussure la llama materia, a la forma la llama sustancia, y a estas dos añade el término forma para definir la red de relaciones de las unidades.

Los tres niveles quedan perfectamente conectados mediante la fijación del nuevo concepto de manifestación: la sustancia es aquí la manifestación de la forma en la materia.

Las aportaciones de Hjelmslev tienen consecuencias más allá de la anterior reestructuración; la glosemática desafía la afirmación de que las lenguas cuentan con caracteres propios en el plano de la expresión y en el plano del contenido; si las subdivisiones que sirven como planos de relación entre las expresiones y los contenidos quedan abstraídos, entonces la forma de la expresión y la forma del contenido no serían sino la misma forma, ya que sus significaciones y sus realizaciones fónicas están también vinculadas.

Tratando de evitar la pérdida de tan importante relación, Hjelmslev abandonó la idea del signo como unidad fundamental de la lengua y promulgó la no correspondencia entre las leyes de los semas y de los fonemas. En consecuencia, tanto materia como sustancia se desdoblan y generan seis niveles fundamentales, que quedan agrupados como glosemas, cenemas y pleremas.

Categorías: Historia de la Lingüística, Lingüística