Lengua

Inicio Libros, Literatura Las aventuras de Winnie the Pooh

Las aventuras de Winnie the Pooh

Publicado por A. Cerra

Hoy toca hablar de literatura infantil y el personaje elegido es el oso Winnie the Pooh. Tal vez os suene principalmente por los cortos de animación que ha protagonizado para la factoría Disney, pero lo cierto es que Winnie the Pooh es un personaje literario anterior. No obstante, se dice que sus libros le encantaban a la hija del propio Walt Disney, quien intentó durante décadas hacerse con los derechos del personaje para poder hacer sus películas. Algo que obviamente acabó consiguiendo.

Pero aquí os vamos a hablar de personaje literario. Este es una creación de escritor británico Alan Alexander Milne (1882 – 1856) quien publicó el primer libro protagonizado por este oso en el año 1925. El éxito fue rotundo desde el comienzo, y luego vendría una serie de aventuras que siguió con el mismo éxito.

Lo más interesante de esta serie de libros es analizar los motivos de inspiración del autor. La verdad es que todos los personajes, Winnie the Pooh y sus colegas el burro Igor, el cerdo Piglet o el tigre Tigger, entre otros, están inspirados en los muñecos de peluche del propio hijo del autor, llamado Christopher Robin. El cual por otro lado también pasa a ser un personaje más de esas aventuras.

Además todo se desarrolla en el Bosque de los Cien Acres, cuya descripción coincide enormemente con la zona del condado de Sussex donde vivía la familia Milne.

Pero todavía hay más elementos curiosos relativos a la inspiración de este personaje que se ha convertido en toda un celebridad. De hecho, por sus versiones cinematográficas es uno de los pocos personajes de ficción que cuenta con su propia estrella en el Bulevar de la Fama de Hollywood.

Por eso es más curioso saber el origen de su nombre. Se cuenta que en tiempos de la Primera Guerra Mundial, un grupo de soldados canadiense de la ciudad de Winnipeg preparaban su viaja a Europa para luchar. Y durante ese viaje rescataron a una osa que habían herido los tramperos y la convirtieron en la mascota de su batallón. Un osa que llamaron Winnie en recuerdo de su ciudad de origen.

Incluso la llevaron a Europa con ellos, pero cuando tuvieron que ir al frente, la donaron al zoo de Londres. Fue allí donde Christopher Robin la vio y le encantó. Tanto que cambió el nombre de su oso de peluche, que desde entonces pasó a llamarse Winnie. Algo que su padre usó para su creación literaria. Por cierto, Winnie the Pooh fue un dibujo desde el primer libro, ya que apareció con las ilustración de E. H. Sephard, así que cuando Walt Disney hizo las películas tenía gran parte del trabajo hecho en cuanto a la imagen de los personajes.

Categorías: Libros, Literatura