Lengua

Inicio Lingüística Comunicación con animales

Comunicación con animales

Publicado por Lourdes

Todos alguna vez en la vida nos hemos preguntado si cuando hablamos con un animal éste nos entiende o lo que hacen es actuar por la experiencia de otras ocasiones parecidas. Pues bien, la respuesta sigue sin tener una respuesta que nos lo deje claro, pero lo que sí han averiguado es una serie de curiosidades que te explicaremos en el artículo de hoy, por lo que si quieres conocerlas, tendrás que seguir leyendo.

comunicacion

Un estudio realizado en la Universidad de Florida (EEUU) y publicado en la revista revista Journal of Experimental Psychology, ha demostrado que algunos animales son capaces de distinguir distintos idiomas. Lo que los investigadores de este centro han averiguado es que una especie de mono llamada «tamarín» y la rata común, cuando están oyendo a dos personas hablar en idiomas tan dispares como el japonés y el holandés, saben perfectamente que la lengua que están utilizando cada una de esas personas no es la misma. Hay que dejar claro que lo que demostró este estudio es tan sólo eso, no que lo entiendan, en absoluto, sino que los diferencien. Al parecer la entonación y ritmo que cada uno de estos idiomas tiene son tan intensos y distintos que son perceptibles hasta para estos animales.

Por otro lado, también se realizó otro estudio en la misma Universidad de Florida en la que se planteaban preguntas tales como ¿mi perro me entiende?, ¿sabe qué ha hecho mal cuando le estoy regañando?, ¿sabe lo que pienso?, ¿ha averiguado qué es lo que tiene que hacer para pedirme algo?, entre otras. Pues bien, para ello hicieron un experimento en el que estudiaron tres clases de canes: el perro doméstico, el perro pastor y el lobo.
El experimento consistió en exponer a los animales ante la situación de poder pedir comida a un humano cuya actitud era atenta y agradable, por un lado, o a un mecanismo sin humano. Los resultados del experimento concluyeron con que tanto el perro doméstico como el lobo (curiosamente) no tuvieron ningún problema en acercarse al humano atento para demandarle alimento. Según los investigadores, la actitud positiva con la que el humano se enfrentaba a los animales les proyectó tal confianza que tanto el perro como el lobo entendieron que era la opción más sencilla y práctica. Con este resultado, se demuestra entonces que ciertos animales se comportan de una manera u otra dependiendo del estado de atención del ser humano.

Además de esta conclusión, también llegaron a otra. Los perros domésticos, están más acostumbrados a vivir con los humanos y, por lo tanto, a depender de ellos para satisfacer sus necesidades básicas, es por ello, que son más sensibles a las reacciones, comportamientos, actitudes y gestos de los humanos y de ahí, que entiendan más lo que quieren decir o hacer sus amos que un perro pastor.

Los investigadores concluyeron con que se realizó este experimento en primer lugar con canes porque éstos tienen una voluntad de aceptar a los seres humanos como compañeros sociales.

Categorías: Lingüística