Lengua

Inicio Literatura Cantar de Mío Cid

Cantar de Mío Cid

Publicado por Aroa Plaza

El único manuscrito existente del Cantar de Mío Cid, que se conserva en la Biblioteca Nacional de Madrid, data del siglo XIV. La fecha de composición del poema fue fijada en un principio por Menéndez Pidal en el año 1440 acogiéndose a una serie de criterios lingüísticos e históricos, pero más tarde el propio Menéndez Pidal defendería la tesis de la existencia de dos autores distintos: el primero se situaría en San Esteban del Gormaz en los comienzos del siglo XII y el segundo de Medinaceli en torno a hacia 1140. Los detractores de esta teoría defienden que la fecha de composición del Cantar estaría más cercana al año 1200. Pero, posiblemente, lo más acertado sea decir que el texto sufrió varias modificaciones desde principios hasta finales del siglo XII.

La lengua empelada por el autor es arcaizante, aunque también podemos encontrar diversos neologismos. Figuran también latinismos y expresiones eclesiásticas o legales, lo que ha hecho pensar a la crítica en un autor culto perteneciente a la Iglesia o al mundo de las leyes.

En cuanto la fonética del poema podemos resaltar:

– La distinción de b oclusiva y v fricativa.

– La s sorda en posición inicial y final y la doble ese (-ss-) en el interior de la palabra.

– La g + e, i (grafía y) y la j como fricativas palatales sodas.

– La h muda cuando proviene de la h latina, pero aspirada si procede de la f.

– La ll como lateral.

C + e, i se articula como ts y la z como dz.

El manuscrito conservado se halla incompleto, faltan la primera hoja y dos del interior, por lo que Menéndez Pidal añade la Crónica de veinte reyes contando los motivos del destierro del Cid. El texto consta de 3.373 versos que se estructuran en 152 tiradas que no tienen un número fijo de versos y su rima es asonante. La medida de los versos es variada, así encontramos versos entre que poseen entre diez y veinte sílabas. Estos versos estás divididos en dos hemistiquios separados por una cesura.

Respecto a la estructura del Cantar, señalaremos que se encuentra dividido en tres partes:

1. Cantar del destierro.

En este Cantar se relata cómo e Cid sale al destierro sin el apoyo del pueblo temeroso de represalias. Tras despedirse de su familia, el Cid comienza sus campañas bélicas y envía al rey el botín obtenido. En este primer Cantar, el Cid apresará al Conde de Barcelona, liberándolo a los tres días.

2. Cantar de las bodas.

En el segundo Cantar el Cid toma Valencia y recibe a su mujer e hijas con el consentimiento del Rey. El Rey de Marruecos Yúsuf intenta la conquista de Valencia, pero el Cid lo derrota y obtiene nuevos obsequios para el rey Alfonso VI. Debido a la prosperidad del Cid, los infantes de Carrión piden en matrimonio a doña Elvira y doña Sol, las hijas del Campeador. Este no es partidario de estos matrimonios, pero se ve forzado a acceder a ellos, pues el Rey, que le concede el perdón, se lo pide.

3. Cantar de la afrenta de Corpes.

En este último Cantar los infantes de Carrión se muestran cobardes al no hacer frente a un león suelto en Valencia. Ante las burlas, deciden vengarse maltratando y ultrajando a las hijas del Cid en el robledal de Corpes. El Cid, tras pedir justica, resuelve el asunto y los infantes salen malparados. Finalmente las hijas del Cid contraerán nuevos matrimonios con los infantes de Navarra y Aragón.