Lengua

Inicio Literatura Lazarillo de Tormes

Lazarillo de Tormes

Publicado por Aroa Plaza

La novela picaresca se desarrolla en el siglo XVII y en ella el pícaro, de manera autobiográfica, relata en primera personas las aventuras acaecidas sirviendo a diferentes amos, con el objetivo de explicar el estado de deshonra en el que se halla en ese momento. El género encuentra su origen en 1554 con la publicación del Lazarillo de Tormes y 1559 con la del Guzmán de Alfarache de Mateo Alemán. A partir de aquí, las novelas pertenecientes al género picaresco comparten una serie de características que enumeramos a continuación:

El Lazarillo de Tormes de Goya.

1. El pícaro es ya un antihéroe desde el nacimiento, su naturaleza vil procede de sus progenitores.
2. El pícaro experimenta sentimientos de soledad, desde muy temprano es separado de su familia y no crea verdaderos lazos de unión con ningún otro.
3. Sirve a un gran número de amos.
4. Durante la novela el pícaro se mueve con el fin de ascender socialmente, pero solo consigue deshonra.
5. El pícaro es un gran hablador, lo encontramos en constante conversación con el resto de los personajes.
6. El matrimonio del pícaro, al igual que el resto de acontecimientos, solo le conduce a la deshonra.

El Lazarillo de Tormes es la primera novela picaresca y la más representativa de su género, veamos algunos aspectos de esta gran obra de la literatura:

Uno de los problemas importantes que surgen en el estudio de esta obra y que todavía sigue sin resolver, es el de la autoría. A día de hoy sigue sin conocerse el nombre de su autor y, aunque se han barajado nombres como Diego Hurtado de Mendoza, Fray Juan de Ortega, Juan Valdés, etc., es probable que esta sea una cuestión pendiente durante mucho tiempo.

Como hemos señalado anteriormente la novela picaresca es autobiográfica, Lázaro nos cuenta en primera persona y de forma epistolar todo aquello que le lleva a su final deshonroso. El texto está estructurado de la siguiente manera:

– Un prólogo en el que Lázaro se dirige a “Vuestra Merced”.
Siete tratados de diferente longitud que pueden dividirse en tres grupos según el momento vital en el que se encuentra el protagonista:
• Infancia > ciego, clérigo, escudero.
• Adolescencia > mercenario, buldero, maestro pintor.
• Juventud > aguador, alguacil, pregonero.

– El lenguaje que aparece en boca de los personajes del Lazarillo de Tormes busca el equilibrio entre lo coloquial y lo artificioso. Su estilo es sencillo y apropiado a la condición social del personaje, lo que contribuya a dar credibilidad a la obra.

– El sentido o la intencionalidad con que esta obra fue escrita no está del todo claro, quizás el autor pretendiera hacer una crítica a la sociedad del momento en la que nobleza era hereditaria y el qué dirán regía las vidas de sus componentes.

Para finalizar, recordaremos algunos de los títulos que continuaron la novela picaresca iniciada por el Lazarillo de Tormes: el Guzmán de Alfarache de Mateo Alemán, ya mencionado; La hija de la Celestina de Alonso Jerónimo de Salas Barbadillo; Lazarillo de Manzanares de Juan Cortés de Tolosa o, ya en la decadencia del género, La vida y hechos de Estebanillo González atribuido a Gabriel de la vega.

Categorías: Literatura

Un comentario para “Lazarillo de Tormes”