Lengua

Inicio Literatura Ramón Gómez de la Serna

Ramón Gómez de la Serna

Publicado por Aroa Plaza

1257160612_0

Ramón Gómez de la Serna nace en Madrid en el año 1988 y muere en Buenos Aires en 1963, por tanto, cronológicamente se inserta en el Novecentismo; sin embargo, se separa del grupo en uno de los elementos claves como es la preocupación por la situación de España. Él no lo vive como algo moral o ideológico, sino como un espectáculo donde lo que cuenta es la estética y, sobre todo, la vanguardia.

Aunque cursa estudios de Derecho, desde temprana edad se vuelca en la literatura, actividad que le permitirá ganarse la vida hasta el fin de sus días. Será el fundador, en el año 1914, de la tertulia de Pombo, por la cual pasarán numerosos intelectuales, escritores y artistas de diferentes disciplinas y que cerrará sus puertas con la llegada de la guerra civil. En ese momento, Gómez de la Serna viajará a Buenos Aires y pasará allí el resto de su vida, aunque realiza algún viaje a España, donde será ignorado.

En la obra literaria de Ramón Gómez de la Serna podemos diferenciar tres fases. Veamos cuáles son:

Primera fase: se extiende hasta el año 1914 y está formada por algunas colecciones de ensayos y lagunas piezas cortas dramáticas imposibles de representar. En etapa, en la parte social se observa una intención reformista y en la personal aparece ya uno de los temas que será muy frecuente a lo largo de su trayectoria literaria, el erotismo. El libro Morbideces, de 1908 pertenece a eta fase. Durante estos años, el escritor coincide con las ideas revolucionarias acerca de la estética que se extienden por el continente europeo. En sus obras El concepto de la nueva literatura, de 1909, y Mis siete palabras, de 1910, aboga por la demolición de las antiguas formas literarias y propone la intuición como un nuevo camino para la literatura. Mediante el exhaustivo detalle, la frase breve y la metáfora que busca la sorpresa en el lector se defiende un arte que es un fin en sí mismo.

Segunda fase: comprende las obras escritas entre los años 1915 y 1936. Aquí la deshumanización del arte se transforma en un juego cargado de ingenio y de carácter trivial. La desrealización se produce mediante el uso de la metáfora y el humor, proporcionando al texto un aire irónico a la vez que poético. Es en este momento cuando nacen las famosas greguerías de Gómez de la Serna. Esta es una época prolífica para el autor y entre sus novelas sobresalen las siguientes: La viuda blanca y negra, El secreto del acueducto, La quinta de Palmyra, El novelista y El torero Caracho.

También en esta fase son fundamentales sus ensayos, que muestran un reflejo fiel de la sociedad madrileña en el periodo de entreguerras. Algunos de ellos son: Pombo e Ismos, de carácter literario; El Rastro y El Prado, retratos costumbristas, y los monográficos El circo y Senos. Además, cuenta con numerosas obras biográficas en las que profundiza en las vidas de artistas como Goya o escritores como Azorín. Y escribe numerosas colecciones de greguerías: Greguerías, Greguerías selectas, Novísimas greguerías, etc.

Tercera fase: abarca los años del exilio voluntario a Argentina. En esta etapa el juego va perdiendo poder y su escritura irá evolucionando hacia una literatura más humanizada, donde el pesimismo va impregnando las páginas de sus libros con la aparición de temas como la muerte, la soledad, la religión, etc. Podemos destacar las novelas El hombre perdido y Las tres gracias; obras como Pombo y Nostalgias de Madrid; biografías como las dedicadas a Quevedo, Velázquez o Solana; así como nuevas colecciones de greguerías como Total de greguerías; y algunos libro de carácter autobiográfico como Automoribundia y Cartas a mí mismo.

En esta fase Gómez de la Serna habrá abandonado totalmente el optimismo desorbitado de su primera etapa y mostrará de forma consciente al hombre como un ser fracasado.